•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

 Hartos de la corrupción y la violencia, los mexicanos votan este domingo en unas elecciones históricas en las que el izquierdista Andrés Manuel López Obrador va como favorito dejando atrás a los candidatos de partidos tradicionales, que han gobernado durante casi un siglo.

Muchos mexicanos repiten una y otra vez lo mismo: "Cambio", "dar vuelta la página", con un entusiasmo desbordado aupado por el gran debut de su selección ante Alemania (1-0) en el Mundial Rusia-2018.

El candidato izquierdista, de 64 años y conocido como AMLO, parece capitalizar bien ese hastío en su tercer intento por alcanzar la presidencia mexicana con una coalición encabezada por su Movimiento Regeneración Nacional (Morena), tras un gobierno saliente que no logró cumplir su promesa de paz y transparencia.

El sexenio de Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobernó ininterrumpidamente desde 1929 hasta el 2000, estuvo marcado por reformas de gran calado (no exentas de polémica) y varios escándalos de corrupción y denuncias de violaciones a derechos humanos.

En mi familia "casi todos votamos por AMLO. Queremos un cambio, ya no queremos más a nadie del PRI ni del PAN", el conservador Partido Acción Nacional que gobernó de 2000 a 2012, comenta Wendy Rodríguez, vendedora de frutas callejera de 24 años.

Muchos mexicanos repiten una y otra vez lo mismo: "Cambio", "dar vuelta la página" EFE/END

Según las últimas encuestas, López Obrador lleva una ventaja superior a 20 puntos sobre Ricardo Anaya, impulsado por una coalición de derecha e izquierda (formada por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano), mientras que José Antonio Meade, del oficialista PRI, aparece tercero.

Si se cumplen los pronósticos, los retos para López Obrador son gigantescos: además de combatir la corrupción, debe cumplir su promesa de "poner en su sitio" al presidente estadounidense Donald Trump, quien amenazó con romper el Tratado de Libre Comercio con México porque el país latinoamericano no es lo suficientemente duro con la inmigración irregular.

"Nadie sabe nada" 

Este miércoles -cuando México juega contra Suecia en Ekaterimburgo en un partido clave que decidirá si avanza a octavos de finales- los candidatos mexicanos cerrarán sus campañas.

 Asesinan a candidato a alcaldía en estado mexicano de Michoacán

El acto de López Obrador, anunciado con toda pompa, incluirá un evento "artístico musical" en el emblemático Estadio Azteca. Pero muchos de los 88 millones de electores convocados a votar también esperan conocer más de su programa o detalles de sus propuestas.

"El problema es que nadie sabe casi nada. A veces dice que quiere hacer una refinería, pero eso no es fácil. Dice que quiere combatir la pobreza, producir más empleo, pero no dice cómo. Hay que ver cómo trabaja", dice Gabriel Villa Acevedo, taxista de 41 años quien pese a sus dudas quiere llevar a AMLO a la presidencia.

Sus rivales y críticos aprovechan estas "lagunas" para advertir que un gobierno de AMLO sería "populista como el de Hugo Chávez" en Venezuela. Pero en las últimas semanas, López Obrador y sus allegados han buscado desmarcarse de propuestas radicales en asuntos claves para la economía.

"Hasta ahorita los mercados están tranquilos", aseguró el empresario Alfonso Romo, quien sería el coordinador de la oficina de la presidencia si López Obrador gana.

 "Gobernar con el ejemplo"

AMLO sostiene que la corrupción es la causa de todos los males y la arrancará de raíz.

México se encuentra entre las peores posiciones de América Latina en índices de corrupción, según Transparencia Internacional.

"Voy a gobernar con el ejemplo. Y con austeridad, voy a obtener la mitad del sueldo de lo que recibe actualmente el Presidente de la República. Voy a seguir viviendo en mi domicilio", promete López Obrador en un video que circuló ampliamente en las redes sociales.

Su estilo contrasta con el perfil tecnocrático de Meade y Anaya, dicen analistas. El izquierdista conecta bien con su electorado, que además de clases populares, incluye a jóvenes y sectores más educados.

México se encuentra entre las peores posiciones de América Latina en índices de corrupción. EFE/END

"Ni Meade ni Anaya fueron capaces de presentar algo que fuera tan atractivo como lo que presentó López Obrador (...) es el mejor comunicador político en México, gústele a quien le guste", destacó Fernando Dworak, analista y consultor político en entrevista para la AFP.

Una victoria de AMLO cambiará por completo el tablero político mexicano, que desde 1988 gira en torno a tres formaciones: el PRI, el PAN, como principal opositor desde el centro derecha, y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que consiguió aglutinar apoyos en el centro izquierda.

México termina esta semana una campaña electoral durísima y la "más violenta", según un informe de la consultora Etellekt. Desde septiembre, cuando arrancó la precampaña, suman 124 políticos asesinados, entre ellos 29 precandidatos y 18 candidatos, según recuentos de la firma y medios locales.

La violencia en México se ha vuelto cotidiana, tanto que a casi nadie sorprendió que entre los candidatos por uno de los miles de puestos que se renovarán, algunos tengan o hayan tenido procesos penales.