•   Manaos, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, visita este miércoles en Manaos, Brasil, un centro de acogida de migrantes venezolanos, tras anunciar una ayuda adicional de 10 millones de dólares para atender el flujo migratorio que provoca la crisis del país caribeño.

Se trata de la Casa de Acogida Santa Catarina, administrada por Cáritas de la Arquidiócesis de Manaos, capital de Amazonas, con el apoyo del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

El centro cuenta con 86 migrantes venezolanos, en su mayoría familias con niños, que llegaron en mayo desde Boa Vista, la capital de Roraima, estado fronterizo con Venezuela y principal punto de ingreso, en el marco de un programa del gobierno brasileño de relocalización voluntaria de los migrantes, dijo ACNUR.

Además de refugio, el centro ofrece comida, clases de portugués, apoyo psicológico, asesoría legal, vacunación, tramitación de documentos y permisos de trabajo, así como apoyo para que los refugiados consigan trabajo.

Pence, que el martes se reunió con el presidente Michel Temer en Brasilia, anunció la entrega de otros 10 millones de dólares para la acogida de venezolanos en Brasil(EEUU ya había aportado más de 10 millones).

Miles de venezolanos comenzaron a llegar desde diciembre de 2016 a la capital amazónica, donde la situación es menos precaria que en Roraima, según ACNUR.

Desde enero de 2017, la Policía Federal de Manaos ha registrado 7.080 solicitudes de asilo por parte de venezolanos.

Las autoridades de Manaos "respondieron rápidamente, de manera muy rápida y coordinada, a las necesidades de los venezolanos", elogió el portavoz de esa agencia de la ONU en Brasil, Luiz Fernando Godinho.

Más de 32.000 venezolanos han pedido refugio en Brasil y otros miles residencia temporal en los últimos tres años, aunque los números aumentan a medida que se intensifica la crisis social, económica y política en el país vecino.

Tras la visita al centro de Santa Catarina, Pence sobrevolará la zona franca de Manaos y la selva amazónica, antes de dirigirse a Quito, y luego a Guatemala.