•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Corte de Apelaciones de Santiago revocó hoy la prisión preventiva y ordenó la libertad de un sargento del servicio de prisiones acusado de permitir que dos reos ecuatorianos fueran torturados por otros reclusos el pasado 18 de junio, informaron fuentes judiciales.

El sargento Héctor Palma fue imputado el pasado viernes por la Fiscalía, que pidió su prisión preventiva, medida aceptada por el tribunal de garantías y que motivó una protesta de los sindicatos de gendarmes respecto de sus condiciones laborales, que estuvo a punto de derivar en una huelga.

 Lea: Chile endurece la ley de etiquetado de alimentos poco saludables

El Gobierno logro evitar la paralización tras comprometerse a estudiar los problemas laborales de los gendarmes a través de una mesa de trabajo que debe entregar resultados en un plazo de 90 días.

Palma, según los gendarmes, estaba solo al cuidado de 180 reclusos cuando varios atacaron, raparon, golpearon y aplicaron electricidad a dos ecuatorianos imputados por el homicidio de una trabajadora en un asalto callejero junto a otros tres hombres de la misma nacionalidad, de los que uno permanece prófugo.

La escena fue grabada y publicada en las redes sociales por los mismos agresores.

 Lea: Canciller chileno debate situación de Venezuela con embajadores Grupo de Lima

El abogado Carlos Sánchez, defensor del gendarme, destacó que el fallo de la Corte fue unánime, tras haber logrado demostrar que "no existen antecedentes para presumir algún grado de culpabilidad", del funcionario.

A favor del sargento pesaron, según las fuentes, las declaraciones de los reclusos ecuatorianos, quienes aseguraron que el uniformado prácticamente les salvó la vida.

 Además: Santiago bajo quinta preemergencia ambiental del año

"Cuando la situación era cada vez más tensa apareció un gendarme que me ayudó a ponerme de pie y nos llevó hasta un lugar seguro. Gracias a su ayuda logré salir vivo de esta situación", manifestó Cristián Romero, uno de los torturados.

"Gracias a él no tuvimos mayores lesiones", aseguró en tanto su compañero, Jonathan Chávez.