•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, expresó hoy en un encuentro con el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, que espera del país andino "una colaboración más estrecha" para hacer frente al "colapso de la dictadura venezolana".

"Señor presidente, buscamos trabajar de manera más estrecha mientras nos enfrentamos al colapso de la dictadura venezolana y la depravación", le trasladó Pence a Moreno.

Así lo manifestó al inicio de un encuentro protocolario hoy en el palacio presidencial de Carondelet, en el que participaron ministros de estado ecuatorianos y la comitiva que acompaña al segundo mandatario estadounidense en su visita oficial a Ecuador.

 Canciller chileno debate situación de Venezuela con embajadores Grupo de Lima

Pence reiteró la posición de su nación respecto a que algunos países regionales pueden incrementar sus esfuerzos para afrontar la crisis política y humanitaria en Venezuela.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno (d), habla con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence (i), en el Palacio de Carondelet en Quito (Ecuador).

"Creemos que se debe hacer más, el presidente (Donald) Trump ha dejado claro que Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras Venezuela colapsa", apostilló.

Por otra parte, se mostró agradecido de los "esfuerzos que Ecuador está adoptando", en relación a la cuestión, pero insistió en que la Administración norteamericana aspira a encontrar "nuevas vías para trabajar más, con otras naciones del hemisferio, para ver que no solo la ayuda humanitaria que se dota al pueblo venezolano sigue llegando, sino ver cómo se restaura la democracia".

 Enfermeros venezolanos mantendrán protestas pese a "presiones" de autoridades

De esta manera, reafirmó que EE.UU. busca ver cómo "los cerca de 350.000 venezolanos que huyeron de su país a través de Ecuador -(parte de los) más de dos millones lo han abandonado por la depravación-, sean capaces de regresar", dijo.

Moreno agradeció la visita al vicepresidente de EE.UU. y dijo que le da "un nuevo impulso, un aire nuevo" a los lazos bilaterales y confió en que "de aquí en adelante, jamás en la vida sufran ningún tipo de deterioro".

A comienzos de este mes, Pence telefoneó a Moreno para hablar sobre la relación bilateral y no logró convencerle de que votara a favor de iniciar el proceso para suspender a Venezuela de la OEA, como sí lo hizo el denominado Grupo de Lima que agrupa a más de una docena de países, y tuvo que conformarse con una abstención ecuatoriana.

Ecuador ha mantenido bajo el actual Gobierno de Moreno una posición equidistante sobre Venezuela, amparándose en el principio constitucional de no injerencia.

 Mike Pence y su esposa oran en Manaos por los refugiados venezolanos

Sin embargo, tras las presidenciales de mayo en Venezuela ha expresado por primera vez su preocupación por la situación en esa nación y rechazado "enérgicamente" las muertes ocurridas en las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

Ecuador, además, formuló una iniciativa para que se lleve a cabo una consulta en Venezuela bajo supervisión internacional destinada a refrendar la reelección de Maduro.

Por su parte, Moreno agradeció la visita al vicepresidente de EE.UU. y dijo que le da "un nuevo impulso, un aire nuevo" a los lazos bilaterales y confió en que "de aquí en adelante, jamás en la vida sufran ningún tipo de deterioro".

"Esperamos ese respeto muto y el apoyo tan importante para poder salir de este espacio en el cual, no por iniciativa de los ecuatorianos, sino porque lastimosamente por malas decisiones estamos", indicó Moreno, en alusión a la década en la que gobernó su predecesor, Rafael Correa, en la que hubo un significativo enfriamiento de las relaciones.

El dirigente ecuatoriano señaló que bajo su Ejecutivo, "estamos haciendo las cosas bien, estamos poniendo las cosas en orden, estamos transparentando y fortaleciendo nuestra democracia".