•   Toronto, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno canadiense anunció hoy que destinará hasta 2.000 millones de dólares canadienses (1.540 millones de dólares estadounidenses) en ayudas a los productores de acero y aluminio afectados por los aranceles impuestos por Estados Unidos.

Canadá también dio a conocer el listado final de exportaciones estadounidenses que a partir del domingo serán gravadas como represalia por los aranceles impuestos por Washington a la compra de acero y aluminio canadiense.

La ONU critica a Canadá por la legalización del uso recreativo del cannabis

Los aranceles impuestos por Canadá a productos como whisky, yogur, café, chocolate, zumo de naranja o papel higiénico exportados por EE.UU. tienen un valor de 16.600 millones de dólares canadienses (unos 12.780 millones de dólares estadounidenses).

A partir del 1 de julio, Canadá impondrá un recargo del 10 %. Además, los productos de acero y aluminio estadounidenses tendrán un recargo del 25 %.

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, destacó hoy al anunciar las medidas contra Estados Unidos que las represalias son "medidas y limitadas" para que tengan el mismo valor que los aranceles impuestos por Washington al acero y aluminio canadienses.

La marihuana será legal en Canadá el 17 de octubre, dice Trudeau

Freeland, que realizó el anuncio en una empresa siderúrgica acompañada por otros ministros canadienses, declaró que Canadá "no intensificará (la guerra comercial) pero tampoco se echará atrás".

Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá

La ministra canadiense volvió a repetir que las razones dadas por el presidente estadounidense, Donald Trump, para imponer los aranceles, que el acero y aluminio canadienses son una amenaza a la "seguridad nacional" es "absurda".

Investigan amenazas de muerte contra la embajadora de EE.UU. en Canadá

"Cualquier acción comercial es dañina en ambos lados de la frontera y ya lo estamos viendo. Hay más de 20.000 solicitudes de exención por parte de compañías" que quieren que el Gobierno estadounidense no les aplique los aranceles, agregó Freeland.