•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La policía británica investiga un nuevo caso de envenenamiento con el agente neurotóxico Novichok en la región de Salisbury (sur de Inglaterra), donde el mismo producto de origen ruso había dejado en grave estado a un exespía soviético y su hija.

Esto es lo que sabemos del último envenenamiento.

El veneno

La policía anunció el 4 de julio que dos británicos hallados en estado crítico a 15 km de Salisbury --donde Skripal y su hija fueron envenenados en marzo-- estuvieron expuestos al mismo agente neurotóxico, el Novichok.

"No hay prueba" de que el hombre y la mujer, "fueran objeto de algún ataque". "Es el mismo agente, los expertos determinarán si viene del mismo lote" afirmó la policía

Andrea Sella, profesor de química inorgánica de la universidad londinense UCL, no excluye que sean del mismo lote. Este tipo de agentes neurotóxicos "son concebidos para ser persistentes, no se evaporan y no se descomponen rápidamente. Ello significa que si un recipiente o superficie han sido contaminados por esta sustancia, ello supondría un peligro durante mucho tiempo", afirma.

La pareja

Los personas afectadas fueron identificados como Charlie Rowley y Dawn Sturgess, ambos de 44 años. El primero vive cerca de Salisbury y la mujer en una residencia para personas sin techo.

Segun un amigo, común ninguno de los dos trabaja, y ambos carecieron en algún momento de domicilio.

La investigación

La policía antiterrorista se encarga de la investigación de este caso, igual que en el caso Skripal.

"La posibilidad de que las dos investigaciones puedan estar vinculadas es claramente una de nuestras pistas" según el jefe del antiterrorismo británico, Neil Basu.

"La prioridad de los investigadores es determinar cómo estas dos personas entraron en contacto con el agente neurotóxico", agregó.

Varios lugares frecuentados por las víctimas han sido cerrados al público, entre ellos un parque y un centro para personas sin techo.

El riesgo para el público

El riesgo para el público es "débil" según la policía, pero el carácter aleatorio de la contaminación plantea varios interrogantes para la población de la ciudad de Salisbury, que pensaba haber dejado atrás el caso Skripal.

La agencia de salud pública Public Health England (PHE) aconsejó "por precaución" a las personas que estuvieron en los mismos lugares que las víctimas entre el viernes a las 21H00 GMT y el sábado a las 17H30 GMT que pongan su ropa a lavar en la lavadora, así como limpiar móviles y bolsos con toallitas y lavar con agua y jabón las joyas.

La jefe médico del PHE, Sally Davies, pidió además a la gente "que sean cuidadosos cuando recogen objetos desconocidos o peligrosos como agujas o jeringuillas".

El pronóstico

La pareja sigue en estado crítico en el hospital de Salisbury, donde fueron ingresados los Skripal así como el primer policía que los atendió Nick Bailey. Los tres sobrevivieron tras un duro tratamiento médico.