•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Policía Nacional del Perú decomisó 270 kilos de cocaína a una banda integrada por dos colombianos y tres peruanos, que tenía previsto enviar la droga a Bélgica donde alcanzaría un valor de 12 millones de dólares, según informó hoy el Ministerio del Interior.

El jefe de la Dirrección Antidrogas de la Policía, general Héctor Loayza, explicó que el escuadrón Escorpión realizó labores de investigación por tres meses y medio para lograr la detención de los integrantes de la organización criminal en Lima.

 Duque y Pompeo hablan de "acción continua" para reducir cocaína en Colombia

La Policía peruana frustró el envío de tres maletines y detuvo a los colombianos Euclides Pico Angarita y Augusto Alzate Perea, así como a los peruanos Paulo Benavides Núñez, Luis Eduardo Leiva Vargas y Luis Antonio Colacci Gómez, según informó Loayza.

Entre esas acciones Medina mencionó el megaoperativo Vikingo realizado en la selvática Pucallpa donde los agentes decomisaron 293 kilos de droga y detuvieron a 7 personas. Archivo/END

Al intervenir una casa en el distrito de San Isidro, la Policía encontró la droga en paquetes tras haber sido acopilada procedente del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), la mayor zona productora en el país de la hoja de coca, insumo de la cocaína.

Los agentes también incautaron otro domicilio en Lima y dos motos utilizadas por la banda. El ministro del Interior, Mauro Medina, declaró a la prensa que este operativo se sumó a otros realizados en las últimas semanas en los cuales se logró el decomiso de un aproximado de 850 kilos de cocaína y 425 paquetes de marihuana.

 Detienen a costarricenses con 809 kilos de cocaína en una embarcación

Entre esas acciones Medina mencionó el megaoperativo Vikingo realizado en la selvática Pucallpa donde los agentes decomisaron 293 kilos de droga y detuvieron a 7 personas.

Asimismo, el caso Faraón en la ciudad sureña de Tacna que terminó con la captura de dos colombianos que se dirigían a Chile con 425 paquetes de marihuana creepy, y la intervención a una avioneta con 283 kilos de droga y la destrucción de una pista de aterrizaje clandestina en la selvática Madre de Dios, limítrofe con Bolivia.