•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El recuerdo de la devastación que causó el ciclón María hace menos de un año provocó que Puerto Rico y los países del Caribe Oriental reforzaran hoy los preparativos ante la llegada prevista del huracán Beryl, de categoría 1, a la región en las últimas horas del fin de semana.

Los Gobiernos de los países de las Antillas Menores y Puerto Rico no bajan la guardia ni un milímetro a pesar de que el último parte del Centro Nacional de Huracanes (CNH, en inglés) de Estados Unidos indica que Beryl perdió algo de fuerza en su camino hacia el oeste con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora.

María es un huracán extremadamente peligroso

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, se adelantó el viernes al declarar el estado de emergencia y pedir a la población que no minimice la amenaza que supone Beryl, que según el CNH se prevé que se disipe el martes cuando se encuentre muy cerca de la costa sur de República Dominicana.

Aunque no se espera que el huracán llegue a la isla hasta el domingo por la noche o lunes y se prevé que el ojo de ciclón pase lejos de la costa sur de Puerto Rico, el gobernador anunció que los empleados públicos no deberán presentarse en sus puestos de trabajo el primer día de la semana y que las clases en las escuelas se suspenden.

María es un huracán extremadamente peligroso

La iniciativa de Rosselló responde al temor ante este tipo de fenómenos naturales que quedó grabado en la memoria de los puertorriqueños tras el paso del huracán María en septiembre pasado.

El huracán María destrozó las infraestructuras de la isla dejando pérdidas millonarias y cobrándose la vida de poco más de 60 personas según la cifra oficial, aunque algunos estudios elevan a miles el número de fallecidos.

La isla de Dominica es la única que se encuentra en estos momentos bajo un aviso de paso de huracán en menos de 48 horas, mientras que Santa Lucía, Martinica, Guadalupe, San Martín y San Bartolomé están bajo aviso de probables condiciones de tormenta tropical.

El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, instó a sus compatriotas a tomar las medidas necesarias para permanecer seguros a la espera del paso de Beryl cerca de la pequeña isla caribeña.

Tras la traumática experiencia sufrida por el país a causa del huracán María, Skerrit resaltó que la Organización Nacional de Emergencia (NEPO, por sus siglas en inglés) y la Oficina de Gestión de Desastres (ODM, por sus siglas ) harán todo lo posible para garantizar la seguridad de todos los ciudadanos y residentes.

Skerrit subrayó que su gabinete comenzó el proceso de planificación mucho antes del inicio de la temporada de huracanes y que el vice primer ministro, Reginald Austrie, mantuvo varias reuniones el viernes para tener listos los preparativos.

Huracanes Irma, José y Katia pudieron generar inusual ola de calor en Nicaragua

El primer ministro no ofreció detalles de los planes del Gabinete para lidiar con el fenómeno que se avecina, pero sí reconoció que el estado de los refugios no es el mejor.

Los Gobiernos de San Martin, San Bartolomé y otros territorios de las Antillas Menores que están cerca de la trayectoria del huracán Beryl tomaron también medidas para estar listos de cara al evento.

Según el último parte del CNH, el centro de Beryl se acercará a las Antillas Menores durante el fin de semana y cruzará la cadena de islas en la ultima hora del domingo o el lunes.

El ciclón, con vientos huracanados que se extienden desde su centro hasta 10 millas (20 km) y de fuerza de tormenta tropical hasta 35 millas (55 km), se espera que vire al noroeste en las próximas horas, en las que podría aumentar además su velocidad de traslación.

Beryl podría tener vientos con fuerza de huracán en su aproximación a las Antillas Menores.