•   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un tribunal de delitos menores de El Cairo condenó hoy a once años de cárcel a una mujer libanesa por haber insultado a los egipcios en un vídeo publicado en la red social Facebook, en el que denunciaba haber sufrido acoso sexual durante una visita a este país.

La agencia oficial de noticias egipcia, MENA, informó de que Mona Mazbuh, que se encuentra en prisión preventiva desde principios de junio, fue condenada a once años de cárcel por el tribunal de Heliopolis, en el noreste de la capital egipcia.

El diario estatal "Al Ahram" publicó en su edición digital que la sentencia fue rebajada a ocho años de prisión por la propia corte, que fijó el 27 de julio para estudiar el recurso presentado por la acusada.

Mona Mazbuh

La mujer fue arrestada antes de salir de Egipto tras pasar sus vacaciones en el país y después de que se difundiera en las redes sociales un vídeo en el que empleaba términos ofensivos contra los egipcios y denunciaba la mala situación que vive la nación.

Mazbuh relató en esa grabación que dos aparcacoches la acosaron sexualmente en la calle y se quejó también del comportamiento de los conductores de la empresa de transporte Uber en El Cairo.

Lea: La Policía egipcia abate a diez "terroristas" que participaron en un atentado

Lea: Cinco civiles muertos por ataques de fuerzas de Damasco en el sur de Siria

Entre los improperios, aseguró alegrarse por "lo que está haciendo" el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, al pueblo y deseó que venga otro mandatario "más injusto" para convertir a los ciudadanos en "mendigos".

Abdelfatah al Sisi, presidente egipcio

A pesar de que Mazbuh publicó otro vídeo pidiendo disculpas a los egipcios y asegurando que su queja sólo se dirigía a sus contactos personales y no pretendía ofender a todo un país, muchos usuarios expresaron en internet su rabia contra la libanesa.

También: Prisión preventiva para militar hondureño por asesinato de tres indígenas

Su arresto y condena se enmarcan en la represión y persecución de cualquier voz disidente en el país de las que han sido víctimas muchos egipcios por las críticas vertidas en las redes sociales, como la activista Amal Fathy, que también denunció en un vídeo el acoso sexual que sufrió en una sucursal bancaria.