•   Teherán, Irán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Ocho terroristas del grupo yihadista Estado Islámico (EI), vinculados con los atentados perpetrados hace un año contra el Parlamento y el mausoleo del imán Ruholá Jomeiní, han sido ahorcados en Irán.

Según informó hoy la agencia oficial iraní de noticias IRNA, la justicia condenó a los terroristas a la pena capital por rebelión, corrupción en la tierra (cargo que la jurisprudencia islámica castiga con la muerte y que se aplica a los que contribuyen a expandir la corrupción en el mundo y a desviar a la sociedad de su naturaleza) y contrabando de armas y municiones, entre otros cargos,

 Lea: Turquía detiene a 44 personas sospechosas de formar parte del Estado Islámico

El doble atentado terrorista fue perpetrado por miembros del EI el 7 de junio de 2017 contra la sede del Parlamento iraní y el mausoleo del imán Jomeiní, con un total de diecisiete muertos y cuarenta heridos.

 Lea más: Prisión y expulsión del país a daneses que querían unirse a Estado Islámico

Pocos días después de esos ataques, el ministro iraní de Inteligencia, Mahmud Alavi, aseguró que la célula terrorista había sido "completamente desmantelada" y su autor intelectual abatido y afirmó que ninguna persona vinculada con ella seguía en libertad

 Además: Recuperan 763 cadáveres tras meses bajo escombros en ciudad iraquí de Mosul

Los ocho procesados, detenidos en distintas operaciones de seguridad, fueron sentenciados a muerte tras siete sesiones judiciales.

El expediente para otros dieciocho inculpados por estos ataques sigue abierto y en trámite de proceso.