•   Puerto Príncipe, Haití  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nuevos saqueos se produjeron este domingo en Puerto Príncipe, donde los habitantes intentan retomar sus actividades tras dos días de protestas violentas provocadas por el anuncio del alza de los precios de carburantes, una medida que luego fue suspendida por el gobierno.

Los manifestantes anunciaron una huelga general de dos días a partir del lunes para exigir la salida inmediata del presidente Jovenel Moïse.

Los saqueos tuvieron lugar en el corazón de la capital haitiana, en la comuna de Delmas, mientras que en la periferia de la capital algunos grupos comenzaron a construir nuevas barricadas.

En las inmediaciones de varios comercios saqueados e incendiados, Alphonse Charles toma algunas fotos de lo que queda de su vehículo.

"Sufro el ataque pero es la realidad del país: dado que vivimos en Haití estamos enojados, frustrados por la forma en que los políticos administran las cosas", dice con calma ante la carcasa incendiada de su vehículo. "Debo seguir viviendo, no nos vamos a enfurecer por esto nada más".

Varias compañías aéreas, como American Airlines y Air France, anularon sus vuelos el sábado y el domingo por la mañana, con posibilidad de prolongar la suspensión en la tarde, por falta de personal que pueda desplazarse para asegurar los servicios en el aeropuerto de Toussaint Louverture.

Pese a este contexto, habitantes intentan regresar a la vida normal. Varios vendedores de frutas y verduras retomaron sus puestos en las calles y las moto-taxis volvieron a circular, pese a la escasez de clientes. Algunos vehículos buscaron hacerse un lugar en las calles, en medio de algunas barricadas.

El viernes, el gobierno haitiano anunció un fuerte incremento de las tarifas de los carburantes en cumplimiento de un acuerdo con el FMI suscrito hace cinco meses. La decisión implicaba el aumento de la gasolina en 38%, del diésel en 47% y el del querosén en 51%.

El nuevo marco de referencia entre el FMI y Haití, firmado en febrero, implicaba el cese de la subvención pública de los productos petroleros, fuente frecuente del déficit de las cuentas públicas.

Tras el anuncio estallaron las protestas en Puerto Príncipe.

El viernes, al menos una persona murió tras un incidente con un grupo de manifestantes. La víctima fue linchada al intentar forzar su pasaje en una barricada. El cuerpo del hombre, un oficial asignado a la seguridad de un dirigente de un partido de oposición, fue luego incinerado en medio de la calzada.

El sábado al mediodía, un hombre joven murió a balazos en las cercanías de un supermercado que había sido tomado por asalto por la multitud, según constató un periodista de la AFP.

Debido a esta situación, el gobierno de Haití suspendió el alza de precios de los productos petroleros.