•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Parlamento portugués comenzó hoy el debate en el decidirá si aprueba de nuevo la ley que permite cambiar de sexo en el registro civil a partir de los 16 años, vetada en su primera versión por el presidente, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa.

La norma recibió inicialmente luz verde en abril con los votos del gobernante Partido Socialista (PS), el marxista Bloque de Izquierda (BE), el partido ecologista Los Verdes y el Partido de las Personas, los Animales y la Naturaleza (PAN, ambientalistas).

 Lea: Portugueses podrán cambiar de sexo en registro civil a partir de los 16 años

El texto bajaba de 18 a 16 años la edad mínima para que los portugueses puedan cambiar de sexo en el registro civil y eliminaba la necesidad de presentar un informe médico para conseguirlo, una circunstancia que motivó el veto del presidente un mes más tarde.

La ley del cambio de sexo está en manos del Parlamento portugués, quienes decidirán si será aprobada o no. Foto: Archivo / END.Rebelo de Sousa solicitó entonces a los diputados que ponderasen "la inclusión de un informe médico previo a la decisión sobre la identidad de género antes de los 18 años de edad", a su juicio el gran escollo de la medida.

 Lea más: Gobierno respalda cambio de nombre por identidad de género en Costa Rica

Con esta modificación regresa hoy el texto a la cámara, donde el PS, el BE y el PAN han acordado incluir la petición de un informe médico en el caso de los menores de edad en que exclusivamente se atestigüe su "capacidad de decisión y voluntad informada, sin referencias a diagnósticos de identidad de género".

Durante el debate, cada partido contará con entre cinco y diez minutos para exponer su posición y posteriormente se procederá a la votación de la norma.

 Además: Iglesia católica rechaza cambio de nombre por identidad de género en Costa Rica

En caso de que sea aprobada, el presidente estaría obligado por la Constitución portuguesa a promulgarla en ocho días, puesto que se trata de una segunda versión tras su veto, o bien, si tiene objeciones con el contenido, enviarla directamente al Tribunal Constitucional.

Se trata de una opción poco probable pues Rebelo de Sousa, tras ejercer su poder presidencial, aseguró que promulgaría la ley si el Parlamento incluía un informe médico para los menores.