• |
  • |
  • AFP

Israel es responsable de seis episodios que provocaron muertos durante su ofensiva en la Franja de Gaza en diciembre y enero pasados, indicó un informe de la ONU divulgado hoy. "En seis de los nueve incidentes que fueron objeto de investigación, los muertos, heridos y daños materiales fueron provocados por acciones militares de las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF), que usaron municiones lanzadas desde tierra o aire", señala el informe cuyo resumen fue entregado al Consejo de Seguridad y a la prensa.

Un séptimo incidente, menos grave, también fue atribuido a disparos israelíes con armas ligeras. Un octavo, en cambio, es atribuido a "una facción palestina, probablemente Hamas", y no pudo ser establecida la responsabilidad de un noveno episodio. El documento fue redactado por una comisión de investigación independiente creada por la ONU para examinar nueve incidentes durante los cuales fueron bombardeadas o sufrieron disparos instalaciones de la ONU en la Franja de Gaza, atribuidos en su mayoría a Israel, y que provocaron muertos, heridos o importantes daños materiales.

El cuartel general de la agencia de la ONU para la ayuda a los refugiados palestinos (UNRWA) y varias de sus escuelas fueron dañadas en ataques israelíes durante una ofensiva que dejó más de 1.400 muertos palestinos. "Ninguna actividad militar se inició en locales de la ONU en el momento de esos incidentes", agrega el informe, que contradice así las afirmaciones de las autoridades israelíes de aquel momento. El documento acusa al gobierno de Israel de no haber "hecho suficientes esfuerzos ni tomado las suficientes precauciones para cumplir con la responsabilidad de respetar la inviolabilidad de las instalaciones de la ONU y proteger a los civiles en esos lugares".

Exigirán a Israel admitir públicamente su responsabilidad
"Los actos de las fuerzas israelíes implican diversos grados de negligencia e imprudencia" en relación con esas instalaciones y sus ocupantes y "tuvieron como consecuencia muertes, heridos y daños materiales", agrega el informe. La comisión investigadora recomienda a la ONU exigirle a Israel "un reconocimiento formal de que sus afirmaciones públicas en el sentido de que palestinos habían realizado el 6 de enero disparos desde la escuela Jabalia de la UNRWA y el 15 de enero desde la oficina de ese organismo eran falsas y que Israel las lamenta".

También recomienda que la ONU inicie los trámites para lograr que Israel pague las indemnizaciones financieras por los gastos que insumieron e insumirán esos episodios. El gobierno israelí ya rechazó el informe de la comisión, afirmando que está sesgado a favor del grupo islámico Hamas. Durante una conferencia posterior a la difusión del informe, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, manifestó su intención de "exigir reparaciones por los daños sufridos por la ONU".

Destacando el "carácter independiente" de la comisión, desmintió las informaciones de prensa que indican que él habría edulcorado el informe a raíz de la presión de las autoridades israelíes. "No tengo ninguna autoridad para modificar el contenido del informe", expresó Ban Ki-moon en respuesta a una pregunta sobre el asunto y agradeció tanto al gobierno israelí como a las autoridades palestinas por su cooperación en la investigación.