•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Casa Blanca está molesta con el director nacional de Inteligencia (DNI), Dan Coats, por su actitud tras la reciente cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, informaron hoy medios locales.

"Se ha vuelto un subversivo", señaló al diario The Washington Post un miembro del equipo del presidente, que pidió mantener el anonimato.

El enfrentamiento entre Coats y Trump se remonta al pasado lunes, cundo el mandatario puso en duda las conclusiones de sus propios servicios de inteligencia sobre la posible injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos

Para asombro de algunos antiguos directores de las principales agencias de espionaje estadounidense, Trump le dio mayor credibilidad a Putin que a la CIA, el FBI y el propio DNI, que en enero pasado concluyeron que Moscú interferió en los comicios.

Sin embargo, Coats fue el único responsable en activo de una de estas instituciones que contradijo abiertamente al presidente.

Lea: Donald Trump dice que se "expresó mal" sobre la injerencia rusa en elecciones
Lea: Trump culpa a Obama por no actuar contra ataque cibernético ruso en 2016

"Hemos sido tajantes en nuestras conclusiones de que Rusia interfirió en las elecciones de 2016 y sobre sus esfuerzos perversos, que aún continúan, para socavar nuestra democracia", señaló ese mismo día Coats en un comunicado.

Dan Coats, director nacional de Inteligencia (DNI)

De acuerdo con la fuente del diario washingtoniano, este miércoles, Trump intentó calmar las aguas encomiando la labor del máximo responsable de los servicios de inteligencia durante una entrevista con la cadena CBS.

Para asegurarse de que Coats era consciente de ello, la Casa Blanca le envió una transcripción de la entrevista, aseguró el funcionario al periódico.

También: Trump fue informado de los actos de hackeo del Kremlin contra Clinton

El problema fue que este jueves Trump, que de hecho lleva días repitiendo que confía plenamente en los servicios de espionaje estadounidenses, invitó a Putin a visitar Washington en otoño, lo que parece indicar que, de todas formas, no tiene intención de tomar represalias contra las acciones del Kremlin.

Al enterarse de la noticia, justo cuando participaba en un foro de seguridad que se celebraba en Aspen (Colorado), Coats reaccionó atónito y, tras reirse y emitir un profundo suspiro, dijo: "Repítemelo ¿Te he escuchado...? Bueno, eso va a ser algo especial".

Según The Washington Post, el equipo del presidente está preocupado porque Trump se pueda tomar la actitud de Coats como una traición, especialmente, al producirse apenas horas después de que él le alabara en público.