•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ratificó a la mayoría de los miembros del Consejo de Ministros de su antecesor Raúl Castro, pero retiró de una de las vicepresidencias al responsable de la aplicación de reformas económicas en la isla socialista.

Ante el Parlamento, que aprobó la designación de su gabinete, el gobernante agradeció el trabajo de Marino Murillo, quien se desempeñaba como vicepresidente del Consejo de Ministros. El funcionario sigue actualmente como líder de una comisión encargada de aplicar los cambios económicos iniciados en la última década.

 Lea: Díaz-Canel apunta a la corrupción como "enemigo principal de la Revolución"

En total siete personas abandonan el gabinete, mientras el resto o se mantiene o fue promovido de cargo dentro del gabinete.

Conserva su cargo el canciller, Bruno Rodríguez Parrilla, quien lleva más de ocho años en ese despacho. En tanto, Inés María Chapman, quien ocupó hasta ahora la cartera de Recursos Hidraúlicos, pasó a vicepresidenta del Consejo de Ministros, al igual que Roberto Morales Ojeda, exministro de Salud Pública.

Chapman y Morales fueron promovidos a vicepresidentes del Consejo de Estado en abril pasado.

 De interés: Venezuela y Cuba consolidan acuerdos y estudian otros en minería y turismo

Por su parte, Ricardo Cabrisas, quien se ha distinguido como negociador de la deuda externa cubana, fue ratificado como vicepresidente pero dejó la cartera de Economía, que ocupará ahora Alejandro Gil Fernández, exviceministro de la cartera.

La actual estructura del Consejo de Ministros debe cambiar el próximo año, una vez aprobada la nueva Constitución, la cual prevé la aparición de un primer Ministro, con lo cual Díaz-Canel quedaría solo como presidente de la República y no del Consejo de Estado y de Ministros, como lo es actualmente.

 Además: Oposición y exilio activan la "desobediencia y rebeldía" ante Gobierno cubano

Entre los vicepresidente del Consejo de Ministros podría estar el futuro primer ministro, cuando se apruebe la nueva Carga Magna.

El nuevo Poder Ejecutivo tiene una edad promedio de 60 años, 23% son mujeres y 26% son negros y mestizos.