•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos se muestra inflexible en su nueva política arancelaria que ha desatado una guerra comercial, mientras la Unión Europea aboga por "tender" puentes en el marco del G20 que culmina este domingo en Buenos Aires.

La reunión del G20 financiero, integrado por ministros de Economía y presidentes de bancos centrales, se convirtió en foro de discusión de los aumentos de aranceles decididos por la administración de Donald Trump.

El FMI advirtió que la situación golpeará el crecimiento mundial, pero Washington anunció que seguirá presionando por un comercio más "equilibrado".

Aliados, no enemigos

En un tono opuesto al asumido por el gobierno de Donald Trump, el comisario europeo para Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, Pierre Moscovici, aseguró el domingo que los países europeos están listos para "tender puentes".

"Estamos listos para tender puentes. (...) Debemos actuar con Estados Unidos como aliados, no enemigos, sino aliados", enfatizó en rueda de prensa.

El funcionario respondía así a comentarios de Trump. La semana pasada, el presidente estadounidense calificó a China, la UE y Rusia como "enemigos" comerciales, y amenazó con ampliar los aranceles adicionales que dispuso sobre el acero y el aluminio a todas las importaciones desde el gigante asiático, por un total de 500.000 millones de dólares anuales.

Inflexibles

Estados Unidos se mostró inflexible en su postura.

"Deseamos tener una relación (comercial) más equilibrada" con China "y la relación equilibrada es que podamos vender más bienes" al gigante asiático, afirmó el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, el sábado.

Estados Unidos busca combatir un déficit comercial con China que supera los 370,000 millones de dólares anuales. En el proceso, la suba de aranceles afectó a otros de sus socios comerciales como la UE, Canadá o México (miembros junto a Estados Unidos del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN).

"La Unión Europea no es, ciertamente, responsable de grandes desequilibrios comerciales. Creemos que acusarnos es inapropiado", respondió de su lado Moscovici.

Las medidas retaliatorias a las disposiciones estadounidenses no se hicieron esperar y se generalizaron, y ahora amenazan con recortar el crecimiento mundial.

Solo perdedores

La UE insiste en que la actual coyuntura solo dejará "perdedores" en el camino.

"El impacto de las medidas proteccionistas implementadas ha sido, afortunadamente, limitado hasta ahora, pero el riesgo de una escalada (de ese impacto) está latente", advirtió Moscovici.,

"No hace falta decir que un aumento de los conflictos comerciales afectaría negativamente el bienestar en todos los países; también en Estados Unidos", añadió.

"El proteccionismo no es bueno para nadie. No hay ganadores, solo víctimas", concluyó.

Ya el sábado en entrevista con la AFP, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, había señalado que la guerra comercial solo dejará "perdedores", "destruirá empleos y afectará el crecimiento mundial", al tiempo que llamó a Washington "a la razón" y "a respetar las reglas multilaterales y a sus aliados".

Crisis del multilateralismo

La tensión que se respira en los cruces de declaraciones durante el G20 en Buenos Aires es una muestra más de la crisis de las negociaciones comerciales multilaterales, que se evidencian en la parálisis por la que atraviesa la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Mientras Le Maire abogó por "reformar el multilateralismo comercial", Moscovici señaló que el "sistema multilateral, del cual el G20 es una pieza central, está bajo una presión significativa" y llamó a "fortalecerlo".

"Las decisiones unilaterales nunca pueden ser la respuesta", enfatizó en clara alusión a las medidas de Washington.

Eduardo Guardia, ministro de Hacienda de Brasil -uno de los países emergentes fundadores del G20-, señaló de su lado "la importancia de los organismos internacionales de resolución de controversias" en un contexto como el actual.

"Todo lo que va a contramano del libre comercio, de un comercio basado en reglas, debe ser resuelto a través de los organismos multilaterales que están hechos exactamente para solucionar este tipo de conflictos". Lo contrario "puede tener un impacto negativo en la economía mundial", añadió.