elnuevodiario.com.ni
  • |
  • |
  • AFP

Rusia expulsó hoy a dos funcionarios canadienses de la OTAN en Moscú, en respuesta a una medida similar contra dos diplomáticos rusos, en un nuevo deterioro de las relaciones que coincide con el inicio de maniobras militares de la Alianza en Georgia. "El embajador de Canadá fue convocado al ministerio de Relaciones Exteriores ruso para notificarle que se había retirado la acreditación de dos canadienses que trabajan en la Oficina de Información de la OTAN", afirmó el portavoz de la embajada canadiense en Moscú, Nicholas Brousseau.

"La medida rusa es muy desafortunada y contraproducente para nuestros esfuerzos de restaurar nuestro diálogo y cooperación con Rusia", declaró el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, en un comunicado. Canadá convocó por su lado al embajador ruso en Ottawa "para obtener una explicación".

El jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, afirmó que la decisión era previsible después de que la Alianza Atlántica expulsase a dos diplomáticos rusos la semana pasada, en el marco de un caso de espionaje. "Son las reglas del juego. Nuestros socios de la OTAN, o al menos los que iniciaron la expulsión de diplomáticos rusos, no habrían podido prever lo contrario", aseveró.

La OTAN expulsó a dos diplomáticos rusos a raíz del caso Herman Simm, un alto funcionario estonio condenado en febrero en su país a 12 años de cárcel por haber entregado más de 2.000 documentos secretos a Moscú, algunos de ellos muy sensibles para la seguridad de la Alianza. El embajador ruso ante la OTAN, Dimitri Rogozin, sostuvo que la Alianza "se vuelve cada vez más imprevisible" y que "no consigue comportarse de forma adecuada, estable y decente", en una entrevista publicada por el diario ruso Izvestia.

Maniobras militares tensan alianza
A pesar de los esfuerzos por mejorar las relaciones entre Rusia y la OTAN, gravemente deterioradas a raíz de la guerra ruso-georgiana del pasado verano boreal, la tensión entre ambas aumentó en los últimos días debido a unos ejercicios militares de la OTAN en Georgia, una ex república soviética del Cáucaso. Estas maniobras, criticadas por Rusia, comenzaron como estaba previsto hoy, al día siguiente de una intentona golpista de la que Tiflis acusó a Moscú.

"Todo se desarrolla según el programa. La mayor parte de participantes ya llegó", declaró el coronel Giorgi Kakiashvili, portavoz del ministerio de Defensa georgiano. Las maniobras, que deben durar un mes, reúnen a unos 1.100 soldados de una decena de países de la Alianza Atlántica y de los Estados de la Asociación para la Paz de la OTAN, de la que es miembro Georgia.

Preparadas desde hace un año, es decir antes de la guerra ruso-georgiana, consisten en dos ejercicios destinados a mejorar la interoperabilidad entre fuerzas de la Alianza y de los países concernidos para responder a situaciones de crisis bajo mandato de la ONU.

Georgia, primer blanco
Georgia aseguró ayer haber frustrado un golpe de Estado al obtener la rendición de los amotinados en un cuartel a 30 km de Tiflis y acusó a Rusia de apoyar a los rebeldes. Moscú consideró que esa acusación era fruto de la "imaginación enfermiza" de las autoridades de Georgia.

La guerra del pasado verano boreal se desencadenó cuando Rusia ayudó a rechazar una ofensiva de Georgia para retomar el control de la zona separatista prorrusa de Osetia del Sur. Moscú reconoció luego la independencia de esa región y la de Abjasia, también en territorio georgiano.

La secretaria del Consejo georgiano de Seguridad, Ekaterine Tkeshelashvili, dijo hoy en París que Rusia busca restablecer su influencia regional, debilitada tras la disolución de la URSS en 1991. "La política sigue siendo la misma: Rusia quiere restablecer su monopolio en la región" y georgia "es su primer blanco", declaró.