•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, aseguró hoy que Corea del Norte continúa produciendo materiales fisibles que podrían usarse para fabricar misiles nucleares a pesar del diálogo con Washington sobre la desnuclearización de la península coreana.

"Sí, es correcto, continúan produciendo materiales fisibles", respondió Pompeo en una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado al ser preguntado por el senador demócrata Ed Markey sobre la posibilidad de que Pionyang esté produciendo esos elementos.

El hecho de que Corea del Norte produzca esos materiales no significa que esté desviando material nuclear para fines militares, algo que depende de la pureza de esos materiales fisibles, entre los que se incluye el uranio enriquecido que se usa en las instalaciones atómicas de todo el mundo.

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos

En la histórica cumbre del 12 de junio en Singapur, el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmaron una declaración que abre las puertas a la desnuclearización de Corea del Norte a cambio de que Washington conceda garantías para su supervivencia, pero no especifica mecanismos ni plazos concretos para lograr esos objetivos.

Lea: EEUU pide a Corea del Norte observadores en desmantelamiento de base militar
Lea: Pompeo: EEUU hará frente al "mal comportamiento" iraní en Oriente Medio

Según unas fotos tomadas por satélite, Corea del Norte comenzó a desmantelar este martes su base militar de Sohae, en el noroeste del país y donde se fabrican motores para misiles balísticos intercontinentales (ICBM), aquellos que supuestamente tienen capacidad para alcanzar Estados Unidos.

El proceso se desarrolla sin observadores internacionales.

También: Pompeo asegura que Corea del Norte está "comprometido" con desnuclearización

El escepticismo sobre la desnuclearización de Corea del Norte ha crecido desde que medios estadounidenses informaran a finales de junio, citando fuentes de la inteligencia nacional, que Pionyang había seguido enriqueciendo uranio tras la cumbre, y que estaría tratando de ocultar buena parte de su arsenal y reservas a Washington.