•  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno español reconoció hoy que los dispositivos de acogida de inmigrantes irregulares se han visto "desbordados" por la llegada continua a las costas del sur de pateras que parten de Marruecos, en el norte de África.

Los servicios de rescate auxiliaron hoy a 329 inmigrantes subsaharianos y magrebíes, entre ellos numerosas mujeres y niños, cuando navegaban en 20 embarcaciones que se dirigían a las costas españolas en el Estrecho de Gibraltar (18) y en el mar de Alborán (2).

Mientras tanto, más de 200 inmigrantes de origen subsahariano permanecen a bordo de un buque del servicio de Salvamento Marítimo en el puerto de Algeciras (provincia de Cádiz), al no poder ser acogidos por falta de medios de la Administración.

Es el tercer día que los barcos de rescate tienen que ser acondicionados como centros improvisados de recepción, ante el colapso que sufren los recursos de acogida de la zona del Campo de Gibraltar (Cádiz).

Los inmigrantes tienen que pasar la noche al raso en la cubierta de los barcos, a la espera de poder trasladarlos a las instalaciones de tierra.

El Mediterráneo español se han convertido en los últimos tiempos en la primera puerta de entrada de migrantes a Europa, por delante de Italia.

En declaraciones a la prensa, la ministra española de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio, dijo hoy que esta situación ya existía tiempo atrás, antes de que los socialistas comenzaran a gobernar, a principios de junio pasado.

"Cuando no se toman medidas a tiempo, después hay que adoptarlas de emergencia", advirtió en alusión al anterior ejecutivo conservador de Mariano Rajoy.

Valerio detalló que el plan de choque que prepara el Gobierno reforzará esos dispositivos de acogida y ayudará a las ONG que trabajan sobre el terreno, como la Cruz Roja.

Resaltó la ministra que se trata de una cuestión europea y no sólo española y que los países de tránsito deben tener "un plus de apoyo" y actuar en los de origen.

Del 1 de enero al 15 de julio de este año llegaron por mar a España 16.872 inmigrantes irregulares, cantidad que supone a su vez un aumento del 120,6 % respecto al mismo periodo del año pasado, cuando lo hicieron 7.649, según datos del Ministerio español de Interior.

A ellos se suman las 3.125 entradas irregulares por vía terrestre en las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, en el norte de África.

Hoy mismo, unos 400 inmigrantes subsaharianos lograron entrar en Ceuta tras un salto masivo en la valla fronteriza con Marruecos.