•   Dacca, Bangladés  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Policía bangladesí presentó hoy cargos por intento de asesinato contra un joven, Faizul Hasan, y contra cinco miembros de su familia que le encubrieron, por apuñalar al activista, académico y escritor de ciencia-ficción Muhammed Zafar Iqbal al considerar que era un ateo enemigo del Islam.

"Hoy hemos presentado una hoja de cargos en el tribunal contra seis personas, incluyendo los familiares de Faizul Hasan. Faizul ha sido acusado de intento de asesinato y los otros de ayudarle y ocultar pruebas", informó a Efe un portavoz de la Policía local de Sylhet, donde ocurrió el asalto, Shafiqul Islam.

 Lea: Condenan a muerte a joven sudanesa por matar a su marido al intentar violarla

Según la misma fuente, la Policía llegó a la conclusión durante la investigación de que el joven se había "radicalizado" tras acudir a varios seminarios islámicos.

El joven, que se identificó a sí mismo como estudiante de una madrasa o escuela coránica, apuñaló por la espalda a Iqbal en el campus de la Universidad de Ciencia y Tecnología Shahjalal de Sylhet, donde impartía clase. Foto: Cortesía / END."Faizul planificó el asesinato en solitario y no encontramos ninguna conexión con grupos yihadistas (...) Se radicalizó, después de asistir a varios seminarios islámicos, pensó que el profesor Zafar Iqbal era un ateo, así que podía matarlo", explicó.

 Lea más: Piden acabar con la hipnosis como técnica de interrogación en Texas

El joven, que se identificó a sí mismo como estudiante de una madrasa o escuela coránica, apuñaló por la espalda a Iqbal en el campus de la Universidad de Ciencia y Tecnología Shahjalal de Sylhet, donde impartía clase.

El nombre del escritor había aparecido ya en 2015 en una carta junto al de otras 18 personas, entre ellas varios ministros y blogueros, en la que un grupo islamista los amenazaba de muerte por ser "enemigos del islam", "ateos" y "satánicos".

 Además: Oklahoma ejecutará por inhalación de nitrógeno a condenados a muerte

Entre 2013 y 2016, Bangladesh sufrió una ola de ataques de corte islamista con asesinatos de miembros de minorías religiosas, extranjeros, activistas homosexuales, intelectuales y blogueros laicos.