•  |
  •  |
  • EFE

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó hoy que a una periodista de la cadena CNN le fuera vetado el acceso a un evento en la Casa Blanca, medida que calificó de "inapropiada y grave para el ejercicio de la libertad de prensa".

El organismo hemisférico, con sede en Miami, recordó que la Oficina de Prensa del Gobierno le prohibió a la periodista de CNN Kaitlan Collins la entrada este miércoles a una actividad abierta a los medios con presencia del presidente Donald Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La SIP sugiere que el veto que recibió Collins estaría motivado por preguntas "inapropiadas" que había hecho la periodista más temprano en la Oficina Oval durante una conferencia de prensa con ambas autoridades.

"Este no es un hecho casual y tampoco la primera vez que ocurre, se trata de una estrategia del presidente Donald Trump y sus funcionarios para seguir desacreditando al periodismo 'incómodo' que realiza su trabajo", dijo el mexicano Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, en un comunicado.

Rock, que es director del portal mexicano de noticias La Silla Rota, manifestó que el presidente Trump "tiene poca tolerancia y le irrita el cuestionamiento periodístico", y recordó que ya en el pasado se han visto "actos de represalia contra numerosos periodistas, quienes por sus preguntas 'inapropiadas' han sido impedidos de participar en actos oficiales".

La prohibición que sufrió Collins mereció la solidaridad de organizaciones de prensa, entre ellas la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, que criticaron "la decisión equivocada de la Casa Blanca de impedir el acceso" a la periodista, recuerda la SIP.

El "antagonismo persistente del presidente Trump con los medios de comunicación", dijo la SIP, motivó en febrero pasado que este organismo y el Comité de Reporteros de Libertad de Prensa (RCFP, por sus siglas en inglés) del país se reunieran en la capital con legisladores, jueces, exfuncionarios, entre otros, para "auscultar las preocupaciones sobre el debilitamiento de la libertad de prensa y de expresión".

En ese entonces, "se subrayó la tendencia del Gobierno de Trump a evitar preguntas o bloquear periodistas incómodos en conferencias de prensa", señaló la SIP.