•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco llamó hoy a miles de jóvenes monaguillos congregados en la plaza de San Pedro en el Vaticano a no hacer diferencias entre sus compatriotas y los extranjeros a la hora de ayudar a los demás.

"Debemos empezar por preguntarnos ¿qué puedo hacer hoy para responder a las necesidades de mis vecinos? y no diferenciar entre si es un amigo o un extraño, un compatriota o un extranjero", dijo Francisco ante unos 60,000 jóvenes llegados a Roma en peregrinación.

"Creedme, haciendo esto podéis convertiros en verdaderos santos, hombres y mujeres que transforman el mundo viviendo en el amor a Cristo", continuó el pontífice, que tras ofrecer una corta homilía mantuvo un diálogo con representantes de los distintos grupos de jóvenes.

Con edades comprendidas entre los 13 y los 23 años, y procedentes de 19 países, los chicos y chicas aguantaron estoicamente un sol de justicia, en medio de la ola de calor que asuela a la capital italiana, protegidos por sombreros y sin perder el buen humor, lo que llevó a Francisco a calificarles de "muy valientes".

Su deseado encuentro con el papa Bergoglio es parte de un peregrinaje internacional bajo el lema "Buscar y perseguir la paz".

"Estoy muy contento de veros aquí tan numerosos, en la plaza de San Pedro, adornada con vuestros coloridas banderas. Gracias por darme los emblemas de vuestra peregrinación. Yo soy un peregrino más", les dijo Francisco al darles la bienvenida.

El papa recomendó a los jóvenes que, además de su servicio durante la liturgia, se involucren de manera activa en la vida de su parroquia. "Recordad que cuanto más déis a los demás, más recibiréis a cambio en realización personal y en verdadera felicidad", señaló.

Los jóvenes proceden en su mayoría de Alemania, pero también de Austria, Bélgica, Croacia, Eslovaquia, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Luxemburgo, Portugal, República Checa, Rumanía, Rusia, Serbia, Suiza y Ucrania, entre otros.

Hasta la hora de su reunión con el pontífice, miles de ellos se agolpaban por toda la Vía della Conciliazione (la calle que desemboca en la plaza de San Pedro) y las calles aledañas, muchos buscando un resquicio de sombra ante el insoportable calor y para evitar las largas colas para entrar al recinto.

Vestidos con la camiseta del evento, pero en diferentes colores, formaban grupos sentados en el suelo, escuchando música, cantando o improvisando algún baile.

Fieles en el Vaticano.

Martin, que llegó con un grupo de 44 personas desde Baviera -que recuerda es el estado natal del papa emérito Benedicto XVI- explicó a Efe que con este peregrinaje esperan "conocer la ciudad y conocer también a otros jóvenes".

"Somos todos monaguillos y también hay algún sacerdote, y claro, también monaguillas", afirmó, señalando a algunas de sus compañeras de peregrinación.

El joven alemán esperaba que el papa Francisco les pidiera "ser fieles a la Fe".

Con una camiseta rosa, como el resto de sus compañeras, Katerina cuenta que llegó hace dos días desde Aveiro, en Portugal, en un grupo de 74, algunos monaguillos pero el resto jóvenes de las parroquias. Y deseaba que el papa indicara "que los jóvenes son los que pueden llevar la paz al mundo".

Y precisamente, en una de sus respuestas durante el diálogo, Francisco se refirió a ese hecho, al indicarles que "hacer la paz comienza con las cosas pequeñas", por ejemplo no dejándose llevar por el rencor tras una discusión doméstica.

"Debemos preguntarnos en cada situación: ¿qué haría Jesús en mi lugar? Si podemos hacerlo, si realmente lo ponemos en práctica, traeremos la paz de Cristo a nuestro día a día, y luego seremos pacificadores y canales de la paz de Dios".

La peregrinación de estos jóvenes a Roma con la asociación Coetus internationalis ministrantium no acabará hoy, ya que les espera, hasta el próximo 3 de agosto, un programa de actividades junto a sus obispos, como celebraciones litúrgicas, oraciones comunitarias, excursiones, comidas y coloquios.