•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Autoridades políticas y policiales de América Latina y la Unión Europea (UE) cerraron hoy en Buenos Aires un convenio con el que buscan potenciar el intercambio de datos entre ambas regiones para combatir la delincuencia organizada a nivel trasnacional.

El documento fue firmado durante la XI Cumbre de la Comunidad de Policías de América (Ameripol), que se celebra en la capital argentina con el lema "Camino a la Institucionalización", por representantes de Bolivia, Ecuador, Panamá, Brasil y Argentina, a los que se espera que se adhieran más adelante Colombia, Perú y México.

Lea: Crimen organizado deja 30 muertos en 48 horas en Chihuahua

"Para poder lograr este combate contra el crimen organizado, se necesita cada vez más colaboración entre las policías nacionales e intercambio de datos", destacó en una entrevista con Efe antes del acto la embajadora de la UE en Argentina, Aude Maio-Coliche.

En ese sentido, destacó que el apoyo de esa región ha comenzado a articularse a través del denominado SIPA I (Sistema de Información Policial de Ameripol), focalizado en la problemática del narcotráfico y, gracias al convenio firmado este miércoles, "va a ser más fácil desarrollar la segunda fase", el SIPA II, que incluirá datos sobre trata, violencia de género y migración ilegal.

Maio-Coliche hizo hincapié en que este apoyo de la UE a la comunidad policial americana también va a permitir "reforzar" la colaboración entre las policías nacionales de Suramérica.

"Solamente con la cooperación mayor entre las policías podemos ser mas organizados que el crimen organizado", destacó sobre este proyecto, que ha financiado la UE mediante una inversión total de 6,45 millones de euros.

Más: Crimen organizado en Colombia se concentra ahora en lo local, asegura informe

Por su parte, el inspector jefe de la Policía española y coordinador general del proyecto de la UE en Ameripol, Marcos Alvar, celebró que la firma de este convenio se trata de un "momento histórico" y un "hito" para la región.

En declaraciones a Efe, afirmó que, desde que se constituyó en 2007, la entidad policial americana no contaba con una herramienta para empezar a funcionar "en lo más importante, que es el intercambio de información de datos personales contra la delincuencia organizada trasnacional" y ahora podrá empezar a "institucionalizarse" con una personalidad jurídica propia.

Alvar apuntó que la coyuntura en ambas regiones es "totalmente diferente" porque Europa afronta la problemática de la inmigración ilegal y es la "puerta de entrada" del narcotráfico, "especialmente del hachís por la ruta africana y de la cocaína" desde Latinoamérica.

En ese sentido, señaló que desde esta región no hay tanto "impacto" de migraciones porque "se van consolidando las democracias", por lo que el crimen organizado "se aprecia mucho más en el narcotráfico".

Durante el acto en el que se cerró el convenio, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, hizo especial hincapié en esto último al apuntar que "uno de los problemas serios y profundos" de su continente es el tráfico de estupefacientes y "el conjunto de negocios narcocriminales, especialmente el lavado de activos".

"En la medida en que ellos se organicen, nosotros nos tenemos que organizar más. Tenemos que ser más eficientes, adelantarnos más a los acontecimientos, ser capaces de prever los fenómenos de cambio y transmutación que permanentemente tiene el crimen organizado", aseguró.