•  |
  •  |
  • EFE

Cientos de caraqueños se manifestaron nuevamente en las calles de la capital venezolana por las frecuentes fallas en la prestación del servicio de agua, al tiempo que exigieron hoy a los responsables elaborar un plan de racionamiento eficaz mientras es superada la emergencia.

El concejal opositor Jesús Armas dijo a la televisión en línea VPI que los manifestantes entregaron un documento en la sede de la empresa estatal Acueducto Metropolitano, adscrita al ministerio de Aguas y encargada de la prestación del servicio en Caracas, solicitando saber "en cuántos días" se normalizará el flujo.

Además, se solicitó un plan de racionamiento que permita que haya agua en los hogares de Caracas por más de un día a la semana, así como detalles de las inversiones en la materia que adelanta el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, pero padece una severa crisis económica que se traduce en escasez de todo tipo de productos, hiperinflación y una pésima prestación de los servicios públicos, lo que genera decenas de protestas diarias.

Las fallas en el servicio de agua han llevado a los vecinos a surtirse con la compra del líquido a camiones cisterna por montos que pueden alcanzar los 500.000.000 de bolívares -2.411 dólares a la tasa de cambio oficial-, que representan más de 96 salarios mínimos, según dijo la manifestante Josefa Merina, residente del este de Caracas.

"El agua llega por horas un solo día a la semana (...), lo que están haciendo es un crimen", añadió.

Maduro, reelegido para un nuevo mandato en mayo pasado, ha dicho que su gobierno trabaja en 7 líneas de acción para reflotar la economía del país, la de peor desempeño en la región, una de ellas para mejorar la prestación de los servicios públicos.

El mandatario acusa con frecuencia a la oposición de sabotear los servicios públicos, mientras esta denuncia la falta de inversión y la desidia de los responsables.