•   Islamabad, Pakistán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un tribunal ha condenado a muerte al violador y asesino convicto de una niña de 7 años en la ciudad de Kasur (este de Pakistán), que desató protestas violentas y un debate sobre la seguridad de los menores en el país a principios de año por otros tres casos similares, dijo hoy a Efe una fuente oficial.

"El juez sentenció a Imran Ali a la pena de muerte por doce cargos por violar y asesinar a tres menores de edad. Ha sido sentenciado a muerte cuatro veces por cada menor", afirmó a Efe el fiscal general adjunto de la provincia del Punyab, Abdul Rauf Watto.

 Lea: Condenado a muerte un escritor que confesó sus crímenes en libro en China

Imran Ali, de 23 años, fue sentenciado en febrero a la pena capital por secuestro, violación, asesinato y terrorismo, y a cadena perpetua por "acto antinatural" con una niña de 7 años, Zainab.

El acusado abusó y de mató a varias niñas. Foto: Cortesía /END"Durante el juicio del caso Zainab, Imran Ali confesó haber secuestrado, violado y asesinado a ocho niñas", señaló Watto.

Con estas tres nuevas sentencias, Ali ha sido juzgado y condenado por cuatro de los ocho casos y todavía está pendiente de conocer el veredicto en los juicios restantes, precisó el fiscal.

 Lea más: Papa Francisco integra en el catecismo una oposición firme contra la pena de muerte

El caso de Zainab Amin conmocionó a todo el país a principios de enero.

La niña, que había quedado bajo el cuidado de un tío mientras sus padres hacían una peregrinación religiosa a Arabia Saudí, fue hallada en un contenedor de basura, cinco días después de desaparecer.

La aparición del cuerpo, cuyo examen determinó que había sufrido abusos sexuales, desató una ola de protestas violentas en las que murieron dos personas, así como manifestaciones y actos en diferentes partes del país.

 Además: Nueva York impulsará el fin de la pena de muerte tras declaraciones del Papa Francisco

Pakistán registró al menos 17.862 casos de abuso sexual a menores entre 2013 y 2017, 10.620 de ellos contra niñas y los 7.242 restantes contra varones, según un informe del Ministerio de Derechos Humanos elaborado junto a la ONG Sahil.