•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La violación sexual, la trata de personas, la esclavitud y la pornografía infantil ahora son delitos imprescriptibles en Perú, al entrar en vigor el domingo una reforma legal aprobada por el Congreso.

La imprescriptibilidad será una herramienta valiosa para los órganos de justicia, debido a que en Perú no existe una "cultura de denuncia", declaró la fiscal Miluska Romero al diario El Comercio.

Destacó que hay niños y adolescentes víctimas de agresiones sexuales que recién "se animan a denunciar" una vez que son adultos. La fiscal citó el caso del Sodalicio de Vida Cristiana, un movimiento católico laico, cuatro de cuyos líderes -incluido su fundador- están acusados de abusos sexuales a menores cometidos entre 1975 y 2000.

Esta ley destinada a "fortalecer la prevención y sanción de los delitos contra la libertad e indemnidad sexuales" eleva también a cadena perpetua la violación de menores de 14 años.

Los condenados por delitos sexuales tampoco podrán optar a beneficios penitenciarios, como la libertad vigilada, según la ley publicada el sábado en la gaceta oficial El Peruano.

Según el Observatorio de Seguridad Ciudadana de la Organización de Estados Americanos (OEA), Perú es el segundo país de Sudamérica con más casos de violaciones sexuales, detrás de Bolivia.

Durante 2017 fueron denunciadas unas 9000 agresiones sexuales en Perú, la mitad de ellas violaciones, según cifras oficiales.

La ley también busca combatir la trata de personas, delito que en Perú se concentra en la Amazonía, una remota región sin presencia del Estado que cubre un tercio del territorio nacional.

En su visita a esta región en enero pasado, el papa Francisco dijo que aunque es habitual "utilizar el término 'trata de personas' (...), en realidad deberíamos hablar de 'esclavitud'".