•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nueve mineros ilegales que operaban en las inmediaciones de la reserva nacional de Tambopata, en la Amazonía peruana, fueron detenidos durante un operativo realizado en la zona, informó hoy el Ministerio del Interior en un comunicado.

Las autoridades también destruyeron la maquinaria con la que trabajaban en la zona de amortiguamiento de la reserva nacional de Tambopata, un espacio adyacente al área natural protegida que sirve de transición entre la reserva y su entorno, y en la que también está prohibida la minería.

 Lea: Mineros deforestaron 1.700 hectáreas de Amazonía peruana entre enero y junio

Entre los elementos destruidos, valorados en más de 1,3 millones de soles (unos 400.000 dólares), había trece motores, quince bombas de succión, catorce balsas, cuatro generadores eléctricos, 1.200 galones de combustibles y cuatro motos, además de mangueras y tubos de plástico.

Con esa maquinaria habían depredado una extensa área de suelo y subsuelo de la selva amazónica, según pudieron constatar las autoridades en el lugar.

 Lea más: Presidente de Brasil abre gigantesca reserva en Amazonía a minería privada

El operativo fue realizado a la altura del kilómetro 98 de la carretera interoceánica del sur, perteneciente al distrito de Inambari, de la región de Madre de Dios, fronteriza con Bolivia y Brasil, y en él participaron agentes de la Policía Nacional y representantes de la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental.

Los detenidos fueron conducidos al Departamento de Medio Ambiente de la Policía Nacional del Perú (PNP) en Madre de Dios para las diligencias preliminares por la presunta comisión de delitos ambientales en la modalidad de minería ilegal en agravio del Estado.

 Además: Más de 120,000 hectáreas de bosques desaparecen en la Amazonía peruana cada año

La minería ilegal no solo es la principal causa de deforestación de la Amazonía en la sureña región de Madre de Dios, donde se encuentra la reserva nacional de Tambopata, sino que además la utilización de mercurio en esa actividad contamina los ríos en cuyas riberas se asientan cientos de comunidades indígenas.