•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de Colombia, Iván Duque, invitó este martes a sus compatriotas a hacer un gran pacto por el desarrollo y la equidad en su primer discurso como jefe de Estado para el periodo 2018-2022, que fue un llamamiento a la unidad nacional.

“Los invito a que todos construyamos un gran pacto por Colombia, a que construyamos país, a que construyamos futuro y a que por encima de las diferencias estén las cosas que nos unen”, dijo en su discurso de casi 47 minutos pronunciado en la Plaza de Bolívar de Bogotá en una tarde borrascosa.

 Movilizaciones por la libertad de manifestantes presos

Esa tarea, agregó, debe convocar “a todos los colombianos, a los trabajadores, a los gremios, a los empresarios, a los sindicatos, a los partidos políticos, a las organizaciones sociales”.

Duque, que asume la conducción de un país altamente polarizado entre críticos y defensores del acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 por su antecesor, Juan Manuel Santos, con la guerrilla de las FARC, indicó que es hora de superar esas divisiones y dar paso a la reconciliación.

“No dejemos que el odio interfiera en este propósito, no dejemos que nada nos distraiga del camino de la unión. No más divisiones de izquierda y derecha: somos Colombia; no más falsas divisiones entre neoliberales y socialistas: somos Colombia”, subrayó.

La tarea no se presenta fácil ya que Duque, del partido uribista Centro Democrático, tiene, desde que ganó las elecciones de mayo pasado con 10,3 millones de votos, la dura oposición de sectores de izquierda encabezados por Gustavo Petro, su rival en las urnas, que obtuvo un poco más de ocho millones de papeletas.

Conciliador

El discurso de Duque tuvo un tono moderado y conciliador en el que exhortó a una nueva generación a “gobernar libre de odios, de revanchas, de mezquindades”.

“Quiero gobernar a Colombia con valores y principios inquebrantables, superando las divisiones de izquierda y derecha, superando con el diálogo popular los sentimientos hirsutos que invitan a la fractura social, quiero gobernar a Colombia con el espíritu de construir, nunca de destruir”, afirmó.

 Defensores de derechos humanos son blanco de agresiones

En su opinión, el “pacto por Colombia” requiere “grandeza para mantener todo lo que funcione, corregir todo lo que sea necesario y construir nuevas iniciativas” para asegurar al país “un futuro de justicia social”.

Iván Duque, nuevo presidente de Colombia.

Eso implica enfrentar el abandono y la pobreza en que viven algunas regiones, combatir el narcotráfico, la corrupción y el clientelismo, entre otros males que aquejan a los colombianos.

Sobre la paz y la convivencia, Duque afirmó que recibe “un país convulsionado” por el asesinato de más de 300 líderes sociales en los dos últimos años, el crecimiento de los cultivos ilícitos y el aumento de las bandas criminales que se lucran del narcotráfico, la extorsión y la minería ilegal.

Por ello es necesario “devolverle el valor a la palabra del Estado” ya que muchos de esos problemas son causados por la ausencia del Gobierno en las regiones más remotas y convulsas del país.

 Brenes: “El diálogo está vivo”

Duque se refirió al acuerdo con las FARC, al que en campaña prometió hacerle los cambios que sean necesarios, y afirmó: “También corregiremos fallas estructurales que se han hecho evidentes en la implementación”, al tiempo que aseguró que para las víctimas del conflicto armado habrá “reparación moral, material y económica por parte de sus victimarios”, sin impunidad.

En ese sentido, subrayó la necesidad de acabar lo que llamó “divisiones falaces entre amigos y enemigos de la paz, porque todos la queremos”.