•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cristina Fernández de Kirchner, que gobernó Argentina durante ocho años (2007-2015), es la política más influyente de la oposición pese al perfil bajo que mantiene desde su banca de senadora y a múltiples imputaciones judiciales que la tienen como protagonista.

Cada movimiento suyo vuelve a concentrar la atención política como en sus años de gobierno, escudriñados ahora en la justicia por sospechas de corrupción.

Junto con su marido, el fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), marcó una época en la política argentina con un gobierno peronista de centro-izquierda.

Ya antes había habido una presidenta en Argentina, Isabel Perón (1974-1976), quien era vicepresidenta y asumió a la muerte de su esposo Juan Domingo Perón. Pero Cristina Fernández de Kirchner fue la primera mujer electa en ese cargo en 2007. Cuatro años después fue reelegida con 54% de los votos.

Carismática, confrontativa y de oratoria filosa, su figura despertó amores y odios tan radicales que abrieron una "grieta" entre partidarios y detractores que aún perdura.

Para algunos, los Kirchner conformaron una dupla política populista que se enriqueció con el poder mediante una red de corrupción y que aisló al país del contexto mundial, cerrando su mercado y rompiendo reglas financieras.

Para otros, instauraron una política reformista con énfasis en lo nacional y popular que empoderó a las clases sociales más postergadas y logró reducir la pobreza y la desocupación.

Cristina Fernández de Kirchner, expresidenta de Argentina. END/AFP.

Cristina Fernández de Kirchner se enfrentó a los grandes grupos mediáticos, a sectores del poder judicial, a la patronal agraria y del empresariado, así como al poder financiero internacional.

Albores

Nacida en Buenos Aires en un hogar de clase media baja, su padre fue chofer de autobuses y su madre ama de casa. Tiene una hermana médica.

Estudió Derecho en la Universidad de La Plata donde conoció a Néstor Kirchner.

Juntos tuvieron dos hijos, Máximo, actual diputado, y Florencia, la menor y especialista en artes visuales, que le han hecho abuela de tres chicos.

Cristina Fernández de Kirchner inició su carrera política en Santa Cruz (sur), la provincia natal de su marido y de la que fue gobernador por tres mandatos antes de ser elegido presidente en 2003.

Cristina Fernández de Kirchner, expresidenta de Argentina. END/AFP.

Antes de llegar a la presidencia, fue diputada y senadora por Santa Cruz.

Sus detractores le reprochan arrogancia y la describen como una mujer adicta al botox y al maquillaje. Los bolsos de lujo son el elemento fetiche de su costado más frívolo.

De confesión católica, se acercó al papa Francisco y cerró el camino a una ley del aborto en el Congreso durante su gobierno.

Sin embargo, la semana pasada apoyó con su voto favorable en el Senado un proyecto de legalización del aborto que finalmente fracasó.

Durante su presidencia, Argentina aprobó el matrimonio igualitario, pionero en América Latina.

Cristina Fernández de Kirchner, expresidenta de Argentina. END/AFP.

En la diplomacia, Fernández de Kirchner se alineó con América Latina y cortó con ese Buenos Aires que miraba a Europa y Estados Unidos, una política exterior que se había profundizado en la década de 1990 durante la gestión del peronista Carlos Menem.

Periplo judicial

"En mi gobierno hubo hechos de corrupción, es innegable y deben responder", admitió hace un tiempo cuando un exfuncionario de su gobierno fue arrestado por esconder bolsos con nueve millones de dólares en un convento.

"Pero tachar a todo un gobierno de corrupción por unos funcionarios, no", dijo entonces la expresidenta, que denunció persecución por las varias causas abiertas en su contra.

Investigada por presunto enriquecimiento ilícito, imputada en una causa de sobornos, acusada de traición a la patria y mal desempeño de funcionaria pública, Cristina Fernández de Kirchner ha sido llamada varias veces ante los tribunales.

"Preferiría no volver (a la política), pero soy la que puede hacer la oposición más firme", dijo en 2017 cuando ganó una banca en el Senado.

Sus fueros la protegen de ir a prisión en caso de condena.

Con un pedido de la justicia para allanar sus domicilios, es nuevamente protagonista de los titulares en Argentina donde está en la palestra un escándalo de corrupción que involucra a decenas de empresarios de primera línea y varios ex altos funcionarios.