•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Ayuntamiento de Nueva York dio a conocer hoy su intención de construir cuatro nuevas cárceles, integradas en la trama urbana y con servicios, que reemplazarán las instalaciones de detención de la antigua prisión de Rikers Island.

El plan, que el consistorio de Bill de Blasio calificó de "innovador", prevé instalaciones completamente integradas en los vecindarios circundantes, con espacios comunitarios, tiendas minoristas en la planta baja y estacionamientos, informó el ayuntamiento neoyorquino en un comunicado.

 ​​EE.UU. sanciona a empresas rusas y chinas vinculadas a Corea del Norte

"Las instalaciones proporcionarán un entorno más seguro para trabajar y permitirán a las personas estar más cerca de sus seres queridos, así como ofrecer servicios de salud, educación, visitas y servicios recreativos de calidad que ayudarán a las personas a reintegrarse una vez que regresen a sus comunidades", explicó De Blasio.

Según el alcalde, "estamos dando un gran paso adelante en el proceso de cierre de Rikers Island y la creación de un sistema carcelario moderno basado en la comunidad que es más pequeño, más seguro y más justo", que quiere cerrar Rikers "lo más rápido posible".

 Trump revoca acceso a información clasificada a exjefe de la CIA

El antiguo penal de Rikers está ubicado en una pequeña isla de este nombre, entre Queens y el Bronx, y es la duodécima prisión de máxima seguridad de los Estados Unidos. El Ayuntamiento de Nueva York se ha marcado una hoja de ruta con el objetivo de reducir "de manera segura" la población reclusa en 5.000 personas.

Las cárceles de la ciudad tenían en 2017 un promedio de 9.400 personas y un año más tarde la población reclusa se redujo en casi un 13 por ciento a alrededor de 8.200, el nivel más bajo en más de tres décadas, lo que De Blasio quiere reforzar cerrando Rikers y mejorando las posibilidades de reinserción.

 Jueza amenazada tras liberar bajo fianza a sospechosos de abuso infantil en EEUU

Las nuevas cárceles tendrá cada una 1.500 plazas para que la ciudad cumpla con las 6.000 necesarias para acomodar una población promedio diaria de 5.000 personas.

La propuesta de De Blasio, sin fecha concreta, aún deberá someterse a una revisión pública, el Procedimiento Uniforme de Revisión del Uso de la Tierra (ULURP), que incluye audiencias y recomendaciones de la junta local de la comunidad, el presidente del municipio, el Concejo Municipal y la Comisión de Planificación de la Ciudad.

Hasta la fecha, el ayuntamiento ha celebrado reuniones con grupos de vecinos y funcionarios electos locales, proveedores de servicios, educadores, personas formalmente detenidas y familias de personas involucradas en la justicia, entre otros.