•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció hoy el envío al Congreso del proyecto de ley Mortinato, para permitir la inscripción civil de los fallecidos durante la gestación o en el parto.

La iniciativa, según el mandatario, busca que los padres que lo decidan de forma voluntaria puedan sepultar de forma individualizada a los hijos que mueren antes de nacer.

"Parece tremendamente inhumano invisibilizarlos, calificarlos como NN, tratarlos como restos biológicos, parece poco sensible con lo que sienten los padres de ese hijo, por lo que esta iniciativa viene a cumplir con esa función que debimos haberlo hecho hace mucho tiempo", afirmó Piñera durante el acto de firma.

Sebastián Piñera, presidente de Chile

El proyecto propone la creación de un catastro nacional de mortinatos (muertos al nacer) en el Registro Civil, en el que los padres, voluntariamente, puedan inscribir a esos hijos nonatos, evitando que los mismos sean calificados como NN, como actualmente ocurre.

Lea: Presentan en Chile trenes armados en el país para el Metro de Santiago
Lea: Diputados se suman a protesta contra libertad a exagentes de Pinochet

En la actualidad, en Chile, los padres que pierden un hijo durante la gestación o parto pueden darles sepultura e inscribir a su bebé en el registro de muertes fetales del Registro Civil, pero sólo bajo la denominación "NN, hijo de (nombre de la madre)", lo que implica que no puede tener un nombre ni ser reconocido ante la ley.

Según datos gubernamentales, unas 2.000 familias enfrentan la muerte de un hijo en gestación o parto cada año en Chile.

"Este proyecto busca que nuestras leyes establezcan un trato más humano, más civilizado a esos niños que murieron antes de nacer, como ya lo hacen los ordenamientos jurídicos de otros países, como España, Alemania y muchos más. También refleja el profundo compromiso que tenemos en el Gobierno con la vida", afirmó Piñera.

También: Mujeres en Chile ganan menos y ocupan cargos de menor responsabilidad

Según datos gubernamentales, unas 2.000 familias enfrentan la muerte de un hijo en gestación o parto cada año en Chile.