•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno mexicano debe elevar a asunto prioritario de seguridad nacional la agricultura y la producción de alimentos, sectores que no pueden estar en los últimos lugares de la prioridades en este país, dijo hoy el doctor Luis Alberto Lightbourn, director de la empresa de biotecnología Bioteksa.

"La agricultura y la producción de alimentos deben ser consideradas asunto de prioridad en la seguridad nacional", sostuvo Lightbourn en una conferencia magistral durante la expo México Alimentaria 2018, que cierra este jueves en Ciudad de México.

Añadió que "mientras no hagamos eso, la crisis no se va a acabar".

"El verdadero enemigo es la falta de comida. La seguridad nacional no es combatir a los malos que andan por ahí, que nunca se van a acabar; la seguridad nacional es producir comida", abundó.

Luis Alberto Lightbourn

Lightbourn pidió "no gastar" los recursos económicos en otras cosas y que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) "sea la de mayor presupuesto, con libertad de acción, y que no tenga limitación de recursos para ejercer políticas adecuadas".

Ayer el presidente Enrique Peña Nieto dijo que actualmente México exporta más productos agroalimentarios que los que importa y sus productos viajan a 170 países, una vía para consolidar al país como una potencia mundial al ser proveedor de diversos productos al mundo.

Lea además: Se cumple un año del inicio de las negociaciones del TLCAN, una montaña rusa

En su disertación, Lightbourn habló de tres ejes fundamentales: la recuperación de suelos, el sustento de la vida y la generación de alimentos totalmente inocuos.

Señaló que el principal problema que enfrentan México y el mundo es la producción de alimentos. "Es un problema mundial; tenemos 900 millones de personas en el mundo viviendo con hambre crónica y para 2050 la población será de 10.000 millones de personas en el mundo. El planeta Tierra no nos va alcanzar para cultivar y necesitaremos siete Tierras para alimentar a ese número de personas", precisó.

Enrique Peña Nieto, presidente de México

Ante ello es necesario enfocar el problema en una relación: suelo, agua, atmósfera, planta. "Nada ganamos con hacer sistemas de riego eficientes u optimizados si tenemos un suelo mal estructurado, problemático", explicó.

Consideró al suelo como el principal patrimonio de la humanidad y explicó que los problemas que lo aquejan han sido enfrentados con diferentes soluciones, las cuales hasta ahora no han funcionado.

También: Entregan en México casas reconstruidas tras el sismo del 7 de septiembre

"En lugar de mejorar las características del suelo lo hemos echado a perder, a través de la agricultura tradicional y de la mal llamada agricultura orgánica, a tal grado que ya no lo vamos a mejorar y lo tenemos que rescatar para poder producir", expuso.

El experto, quien fundó y dirige el Instituto Lightbourn, que se dedica a desarrollar investigaciones en el área de la bio-nano-femto -tecnología, propuso hacer un uso consultivo del agua.

Entre los malos manejos del suelo señaló la excesiva utilización de fertilizantes, además de romper su estructura y compactarlo, lo cual impide que se aproveche el agua propiamente y propicia que baje el sistema de producción.

"Tenemos que calcular perfectamente el agua para que cuando llegue al suelo no se pierda su eficiencia. El agua está sumamente desaprovechada pero la base fundamental es acondicionar el suelo; un suelo que retiene agua y que no la pone a disposición de la planta aumenta el gasto energético", manifestó.

También habló de generar un auténtica sustentabilidad de los suelos métricamente determinada y sustentada en las huellas de carbono, nitrógeno y agua, un camino para llegar a la inocuidad alimentaria, que busca que los alimentos sean realmente sanos para las personas.

De interés: México buscará unir por tren la zona maya para potenciar el turismo

"Si México está impactando en el mundo con productos de alta exportación y cada vez se consumen más productos mexicanos en el mundo, buscaremos que sean sanos y que los países no tengan una justificación real para negarnos la entrada a sus comunidades porque nuestros productos están contaminados", expresó.

Dijo que la solución en la recuperación de suelos se dará de forma progresiva y mediante una cadena de resiliencia, una respuesta natural a las constantes agresiones que los humanos le hemos infligido al suelo. "Ayudaremos a que se reestructure para poder ser autosuficientes de forma alimentaria", expresó.

Entre los malos manejos del suelo señaló la excesiva utilización de fertilizantes, además de romper su estructura y compactarlo, lo cual impide que se aproveche el agua propiamente y propicia que baje el sistema de producción.

Lightbourn propuso como solución hacer uso de la nutrición coloidal del suelo, un sistema que él diseñó y que promueve su instituto con base en bio-nano-femto tecnología.