•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cientos indígenas de la Amazonía peruana acatan desde hace dos días un paro indefinido en la provincia de Atalaya para reclamar la titulación de sus territorios, compensaciones por la contaminación de los ríos de la zona y atención a un grupo de nativos contaminados con mercurio.

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), la mayor federación de indígenas del país, indicó hoy en un comunicado que en la protesta participan representantes de las etnias asháninka, ashéninka y yine, habitantes de esta provincia la región de Ucayali, fronteriza con Brasil.

Los nativos piden al presidente de Perú, Martín Vizcarra, y al primer ministro, César Villanueva, la titulación de los territorios de más de cincuenta comunidades como elemento de defensa legal frente a las constantes invasiones a sus territorios de intrusos y madereros que buscan talar y convertir el bosque en cultivos.

Martín Vizcarra, presidente de Perú

En ese sentido, exigen la anulación de las concesiones forestales que se superponen a sus territorios ancestrales y que contribuyen a la tala ilegal de sus bosques.

Otro reclamo para fortalecer la seguridad territorial de los nativos es activar los Comités de Autodefensa (CAD) como medida de control y protección de la integridad y derechos humanos de las comunidades.

Lea: Abdo Benítez promete una "vida digna" para indígenas de Paraguay
Lea: FAO destaca liderazgo de mujeres indígenas para lograr seguridad alimentaria

Los indígenas también reclaman una indemnización por la contaminación de las aguas de los ríos donde viven ante el constante tránsito de embarcaciones fluviales de empresas de hidrocarburos como la argentina Pluspetrol y la española Repsol.

La federaciones de indígenas consideran que el Estado incumple su deber de verificar la causa, ya que a criterio de los nativos, no hay conexión alguna con la minería, y debe descartar que provenga de las operaciones de gas del yacimiento de Camisea, en la vecina región de Cusco.

Asimismo, solicitan una urgente atención para los indígenas de la comunidad Santa Rosa de Serjalí, de la etnia nahua, donde el 82 % de sus más de cien habitantes presentan en su organismo niveles de mercurio por encima de lo saludable.

También: Artesanía para recuperar la autoestima de mujeres indígenas paraguayas

La federaciones de indígenas consideran que el Estado incumple su deber de verificar la causa, ya que a criterio de los nativos, no hay conexión alguna con la minería, y debe descartar que provenga de las operaciones de gas del yacimiento de Camisea, en la vecina región de Cusco.

"Queremos que el Gobierno central dialogue con nosotros", manifestó Edwin Jumanga, de la Coordinadora Regional de Pueblos Indígena de Aidesep Atalaya (Corpiaa).