•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno argentino resolvió no renovar más de un centenar de contratos de trabajadores de diversas plantas de Fabricaciones Militares (FM), unidad de producción que depende del Ministerio de Defensa, informaron hoy fuentes sindicales.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Argentina precisó en un comunicado que FM resolvió despedir a 59 trabajadores de su planta en la ciudad de Río Tercero, en la provincia de Córdoba, a 42 de la fábrica en la también cordobesa ciudad de Villa María, y a 49 de la planta de Fray Luis Beltrán, en la provincia de Santa Fe.

Este viernes, antes que los trabajadores recibieran la confirmación de los despidos, el ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad, había señalado a una emisora de radio que la cancelación de contratos en FM "no serán más de 200".

También: Una Argentina renovada sin Messi

Fabricaciones Militares se dedica a la producción de pólvora, municiones y pertrechos militares.

En declaraciones a la radio Cadena 3, de Córdoba, Aguad alegó que FM tiene un déficit anual de 1.600 millones de pesos (unos 53 millones de dólares), una "fortuna de dinero", según el ministro.

"Lo que estamos haciendo para corregir esto es achicar las estructuras, mejorando la competitividad, porque la decisión es mantener las empresas que son de producción para la defensa", sostuvo.

Lea: Macri lanza plan de refuerzo de la seguridad en frontera norte de Argentina
Lea: Macri pide a empresarios que denuncien si detectan corrupción en su Gobierno

Ante el anuncio de la cancelación de contratos, ATE se declaró en "estado de alerta" y advirtió que los trabajadores se organizarán para "resistir la reducción" de personal.

Las plantas más importantes de FM son las de Córdoba, con 439 empleados en Río Tercero y unos 400 en Villa María, que, según ATE, en un 90 % son trabajadores a los que "desde hace años" se le van renovando los contratos.

Fabricaciones Militares tiene otras dos plantas: una en Fray Luis Beltrán, con 358 trabajadores, y una cuarta en Jachal, en la norteña provincia de San Juan, de sólo 27 empleados.

En diciembre pasado, las autoridades ya habían resuelto cerrar la planta que funcionaba en la ciudad bonaerense de Azul, donde trabajaban 230 personas, y no renovar medio centenar de contratos en las unidades de Córdoba.