•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ministra de Educación de Cuba, Ena Elsa Velázquez, reconoció hoy que el sistema educativo del país padece un déficit de 10,000 docentes de cara al inminente inicio del próximo curso escolar y estableció la meta de "garantizar un maestro en cada aula".

Para solucionar este problema antes de la reapertura de los centros educativos el 3 de septiembre, "hay que tocar todas las puertas, pues hasta el momento La Habana, Matanzas y Artemisa tienen déficit de profesores", según la ministra, cuyas declaraciones fueron recogidas por la agencia de noticias cubana ACN.

 Lea: Cuba inicia discusión sobre Constitución en cumpleaños de Fidel Castro

Las necesidades de profesores a corto plazo "se cubrirán con varias alternativas", expresó la titular de Educación, que se dirigió a la prensa durante una visita a la provincia central de Sancti Spiritus, como parte de una gira por todo el país para evaluar las necesidades en materia educativa.

El Ministerio de Educación ha visitado doce regiones -faltan Villa Clara, Cienfuegos, Pinar del Río e Isla de la Juventud- con especial énfasis en estudiar y solucionar la escasez de docentes.

 De interés: Cuba dice que su turismo crece pese a "campañas" de EEUU en contra

A largo plazo, la solución del Gobierno pasa por "elevar la matrícula de las escuelas pedagógicas y la universidad, los dos centros formadores de docentes, así como incrementar la eficiencia y diversificar las carreras en las casas de altos estudios", indicó la ministra.

Las provincias de La Habana, Matanzas y Artemisa padecen déficit de educadores, mientras, por el contrario, Pinar del Río, Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma y Las Tunas tienen una "situación favorable", según el medio estatal.

 Además: Cuba supera 3 millones de turistas en 2018, pese a caída en primer semestre

La educación universal y gratuita es una de las banderas de la Revolución cubana, aunque desde hace varios años la falta de maestros y la baja calidad de las clases son problemas que afectan al país caribeño, donde los estudiantes representan casi una quinta parte de la población.

Desde hace algunos años se ha establecido como solución alternativa a la demanda de docentes en las aulas la inserción de personal contratado, profesores jubilados, estudiantes universitarios y directivos del sector.