•  |
  •  |
  • AFP

Los bomberos luchaban denodadamente hoy contra un incendio que avanzaba furiosamente en la ciudad costera de Santa Barbara, en California, EEUU, donde las autoridades prevén que pueden ser necesarias miles de nuevas evacuaciones de vecinos. El fuego avanza desde el lunes, atizado por el viento fuerte y las temperaturas elevadas, y más de 30 mil habitantes de esta ciudad de la costa pacífica ya han sido evacuados, pero es posible que sean evacuadas aún otras 23 mil personas. Por lo menos 80 viviendas fueron destruidas por el fuego, que arrasó 3.500 hectáreas de esta ciudad balnearia donde viven numerosos astros y estrellas de cine, informó el Departamento de Bosques y de Protección contra el Fuego de California, CalFire.

"Después de esto ya no estoy enamorada de Santa Bárbara Me voy a mudar a Montana, al noroeste de Estados Unidos. Hablo en serio. He estado aquí por nueve años pero Santa Barbara no será la misma después de esto. Fui evacuada por el incendio del año pasado y ya esto es como demasiado. Nada hace que valga la pena esto", expresó la ex maestra Mary Campbell. Para Campbell ha sido "un monstruo" la última tormenta de fuego, que se expandió rápidamente desde el pasado miércoles y que ha arrasado con al menos 75 casas de familias modestas hasta mansiones de varios millones de dólares.

El incendio estaba controlado en solo un 10 por ciento, aunque los jefes de los bomberos manifestaron ayer que habían logrado contener la propagación de las llamas en muchos lugares, ayudados por una reducción de los vientos y por un aumento de la humedad en las últimas horas. Un equipo de 3.455 bomberos combatía el incendio, con la ayuda de tres helicópteros y de un DC-10 que se ocupaba de arrojar sobre las llamas productos químicos antiincendio. "El que rige este incendio es realmente el tiempo", dijo el jefe de bomberos de Santa Barbara, Tom Franklin. "La evolución del fuego es tan impredecible como el estado del tiempo", afirmó.

Hojarasca seca obstaculiza labor de bomberos
Los esfuerzos por contener las llamas se ven obstaculizados por la hojarasca muy seca, como resultado de las escasas lluvias que han caído durante los últimos meses. "Normalmente hay un poco más de humedad en la hojarasca, pero ahora no es así, hay muchas hojas resecas", aseveró Franklin. Hasta ahora, once bomberos afectados por el fuego o por el humo fueron hospitalizados con quemaduras o con problemas respiratorios después de que una casa que estaban tratando de proteger sucumbió bajo las llamas. El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró el estado de emergencia a fin de ayudar a liberar recursos para combatir el siniestro.

Bettina Johnson, nacida en California, mencionó que ella y su familia no tienen planes para irse del lugar a pesar del trauma de las evacuaciones y las amenazantes llamas. "Soy de California y sé de los incendios y terremotos de toda mi vida", aseveró. "Usted termina aceptándolo como parte del precio de vivir aquí. Pero la imagen de esas llamas encaramándose por las colinas, dirigiéndose a tu casa sigue siendo aterradora", admitió. "Vi el cielo desde mi casa el jueves y estaba azul y de pronto, repentinamente era sólo una nube de ceniza marrón", indicó.