•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las encuestas de opinión se suceden, confirman y amplían la ventaja que el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva obtendría si pudiera disputar las elecciones de octubre próximo en Brasil.

La última y la mayor, publicada este miércoles por Datafolha en base a 8,433 entrevistas, otorga al líder de la izquierda un 39% de intenciones de voto, frente a 30% en junio.

 Lea: Maduro expresa apoyo a inscripción de candidatura de Lula en Brasil

En segundo lugar llegaría el diputado de ultraderecha Jair Bolsonaro con 19% (17% en junio). Ninguno de los otros once candidatos superaría la barrera del 10% en esos comicios, previstos para el 7 de octubre.

En una segunda vuelta (prevista para el 28 de octubre), Lula, de 72 años, derrotaría a Bolsonaro por veinte puntos de ventaja (52% a 32%) y por un margen aún mayor a cualquiera de sus otros eventuales adversarios.

El estudio de Datafolha fue realizado el 20 y el 21 de agosto, y presenta un margen de error de dos puntos porcentuales.

El crecimiento de Lula ya fue registrado esta semana por otras dos encuestas (de los institutos MDA e Ibope, con 2,002 entrevistados), que atribuían al exmandatario (2003-2010) un 37% de intenciones de voto.

 De interés: Expertos de la ONU dicen que Brasil debe permitir a Lula presentarse a elección

Pero el cofundador del Partido de los Trabajadores (PT), que desde abril purga una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción, verá con toda probabilidad su candidatura invalidada, en aplicación de la Ley de Ficha Limpia que determina que ningún condenado en segunda instancia pueda presentarse a una elección.

La fortaleza del apoyo a Lula y la dificultad para despuntar de los candidatos favorables a las políticas de austeridad fiscal del presidente saliente Michel Temer impactan en los mercados de la mayor economía latinoamericana.

El martes, el dólar se negoció por encima de los 4 reales por primera vez desde marzo de 2016.

Otro factor de incertidumbre procede del hecho de que la popularidad de Lula parece difícilmente transferible.

Además: Brasil da inicio a la campaña electoral más corta e indefinida de su historia

Su compañero de fórmula, Fernando Haddad, tiene apenas 4% de intenciones de voto en caso de que finalmente quede como candidato del PT. Y solo un 31% de los electores de Lula afirma que votaría por quien indique su líder, frente a un 48% que afirma que no acataría forzosamente una consigna de voto.

En una elección sin Lula, el apoyo a Bolsonaro pasaría de 19% a 22%; en segundo lugar llegaría la ecologista Marina Silva, con 16%. Y en una segunda vuelta entre ellos, la exministra de Medio Ambiente derrotaría al excapitán el Ejército por once puntos de ventaja (45% a 34%).