•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El congresista estadounidense Duncan Hunter Jr. y su esposa, Margaret, se declararon hoy no culpables de haber utilizado cerca de 250.000 dólares de fondos de campaña para sus gastos personales, incluyendo vacaciones familiares y hasta el pago de un colegio privado para sus hijos.

El legislador republicano, que busca la reelección a su cargo en noviembre, y su esposa, quien fuera la encargada de los gastos de su campaña, se enfrentan a 60 cargos criminales entre los que se encuentran conspiración, fraude, falsificación de documentos y uso indebido de contribuciones.

Durante una breve audiencia judicial en San Diego (California), el juez William Gallo fijó una fianza de 15.000 dólares para el congresista y 10.000 para su mujer, a los que les prohibió salir del país.

Margaret E. Hunter, esposa del congresista republicano Duncan Hunter, sale de la Corte Federal luego de comparecer junto a su esposo. END/EFE.

El fiscal, Phillip Halpern, no puso oposición a que la pareja continúe el proceso en libertad al hacer notar que estos estaban al tanto de la investigación y nunca hubo indicios de que pretendieran huir del país.

Asimismo, recalcó los problemas financieros que ambos enfrentan. "No tienen ningún activo de ningún tipo", subrayó el fiscal ante el juez ante la posibilidad de que pidieran una fianza más alta.

El congresista y su esposa ingresaron y salieron por separado de la corte federal sin dar declaraciones a la prensa. Ambos fueron encarados por un grupo de manifestantes que exigieron la renuncia del funcionario. "Vergüenza", "Enciérrenlo" y "Nadie está por encima de la ley", le gritaron al republicano.

Manifestantes protestan contra el congresista republicano Duncan Hunter frente a la corte federal en San Diego, California. END/EFE.

Aunque hoy optó por no dar declaraciones, este miércoles Hunter emitió un comunicado en el que calificó las acusaciones como "una cacería de brujas" y que responden a "motivaciones políticas" y aseguró que permanecerá en el puesto.

En la demanda federal se acusa al congresista californiano y su esposa de haber utilizado fondos de campaña para pagar varios viajes, entre otros lugares a Italia y Hawai, además de otros vuelos internacionales para casi una docena de sus familiares.

Entre 2009 y 2016, la pareja también habría gastado "decenas de miles de dólares" en compras que incluyen comida rápida, boletos para el cine, videojuegos, comidas lujosas y hasta productos para el hogar, así como el colegio privado para sus hijos, señaló la Fiscalía.

Manifestantes protestan contra el congresista republicano Duncan Hunter frente a la corte federal en San Diego, California. END/EFE.

Hunter, de 41 años, quien fuera uno de los primeros congresistas en expresar su apoyo al presidente Donald Trump cuando este presentó su candidatura a la Presidencia, busca la reelección en un distrito al que representa desde hace casi una década.

Pese a que desde las primarias de junio habían surgido versiones de presunto uso indebido de contribuciones de campaña, Hunter ganó las elecciones y se enfrentará en noviembre próximo al demócrata de origen mexicano y palestino Ammar Campa-Najjar, quien asistió hoy a las afueras de la corte.

"(El electorado) quiere un verdadero liderazgo que se enfoque en las necesidad de nuestro distrito y no en los intereses especiales en Washington o de congresistas que usan fondos de campaña para su ganancia personal", dijo Campa-Najjar a la prensa.