•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Turquía advirtió el viernes a Moscú, que interviene militarmente en Siria en apoyo al régimen de Damasco, contra una posible "catástrofe" en caso de "solución militar" en Idlib, último bastión insurgente del país.

"Una solución militar causaría una catástrofe no sólo para la región de Idlib sino también para el futuro de Siria. Los combates podrían durar mucho tiempo, los civiles se verán afectados", declaró el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu en rueda de prensa en Moscú, junto a su homólogo ruso Serguéi Lavrov.

El régimen de Damasco, del que Rusia es el principal aliado, quiere reconquistar esta región ubicada en el noroeste de Siria, fronteriza con Turquía, controlada en un 60% por Hayat Tahrir al Sham (HTS, formado por miembros de la exrama de Al Qaida) y que cuenta además con una multitud de grupos rebeldes.

Esta región también forma parte de las "zonas de distensión" implementadas en Siria tras las negociaciones de paz de Astana, patrocinadas por Rusia, Turquía e Irán.

La situación en Idlib es "muy difícil" admitió por su lado Lavrov.

"Pero cuando se creó una zona de distensión en Idlib nadie propuso utilizar esta región para que combatientes (...), se escondan en ella y utilicen a los civiles como escudos humanos", declaró.

Presidente ruso Vladimir Putín y Ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlut Cavusoglu. END/AFP.

"No solamente se quedan ahí, sino que además hay ataques y disparos permanentes que provienen de esta zona contra las posiciones del ejército sirio" subrayó el ministro ruso.

Una ofensiva del régimen sirio contra esta provincia en la frontera turca parece inminente, pero poco probable sin acuerdo de Turquía, padrino tradicional de los rebeldes.

Las negociaciones entre Rusia y Turquía se intensificaron en las últimas semanas y una importante delegación turca viajó el viernes a Moscú.

Presidente ruso Vladimir Putín y Ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlut Cavusoglu. END/AFP.

"Sin embargo, es muy importante que estos grupos radicales, los terroristas, sean neutralizados. Es también muy importante para Turquía pues están del otro lado de nuestra frontera. Representan antes que todo una amenaza para nosotros", añadió Cavusoglu.

A esta provincia el régimen sirio envía rebeldes y civiles luego de la evacuación de los bastiones rescatados tras asedios y sangrientos ataques.

Putin recibió a Cavusoglu

El 9 de agosto, el ejército sirio lanzó octavillas en las que pide rendirse a los habitantes y combatientes de la región.

Según expertos, Turquía, que ya acoge a más de tres millones de refugiados sirios y busca evitar nuevos flujos migratorios, podría negociar y eventualmente llegar a un acuerdo con Rusia sobre la necesidad de eliminar a los yihadistas en Idlib, pero sin una ofensiva de envergadura contra la provincia.

Presidente ruso Vladimir Putín y Ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlut Cavusoglu. END/AFP.

En ese contexto, el presidente ruso Vladimir Putin, recibió en la tarde en el Kremlin al jefe de la diplomacia turca, así como al ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, y al jefe del servicio de inteligencia turco, Hakan Fidan, y elogió la cooperación "cada vez más profunda" con Turquía en la solución de asuntos "difíciles como la crisis siria".

"Gracias a los esfuerzos de nuestros países, con participación de otros países interesados, especialmente de Irán (...), logramos avanzar claramente en la solución de la crisis siria", aseguró Putin.