•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno argentino negó hoy haber militarizado la frontera con Bolivia, como lo aseguró el presidente boliviano, Evo Morales, en la víspera, y aclaró que el movimiento de soldados responde a un plan para combatir delitos transfronterizos.

"No hay ninguna base militar, no hay ningún regimiento, no hay ni va a haber. Lo que sí hay es que comenzó un Operativo de Integración Norte que colaborará con lo que llamamos las fronteras protegidas", declaró a los medios bolivianos el embajador de Argentina en La Paz, Normando Álvarez.

Dentro de ese operativo, 50 militares de las Fuerzas Armadas argentinas fueron enviados a la localidad de La Quiaca, fronteriza con Bolivia, para colaborar en las tareas de lucha contra delitos como el narcotráfico y la trata de personas, indicó el diplomático.

Evo Morales, presidente de Bolivia

La aclaración de Álvarez se debió a las críticas realizadas este jueves por el presidente Morales, quien aseguró en un acto público que "el capitalismo, el imperialismo están avanzando ahora militarmente" en la región.

Lea: Universitarios protestan frente a la casa de gobierno en Argentina
Lea: Inician allanamientos a viviendas de Kirchner por una causa de corrupción

"Yo no estoy de acuerdo con lo que hizo estos días Argentina, militarizar la frontera con Bolivia. Lo que hacen (es) amedrentar, intentarán asustarnos, no nos vamos a asustar, estamos el pueblo unido, somos un pueblo, son fuerzas sociales, intenten como sea amedrentarnos, no van a poder", sostuvo Morales.

El mandatario boliviano también reiteró sus críticas a los países que admiten bases militares estadounidenses en sus territorios y a la OTAN.

También: Evo Morales rechaza envío de militares argentinos a la frontera con Bolivia

Al respecto, el embajador argentino negó que haya fuerzas militares extranjeras operando en su país y aseguró que las Fuerzas Armadas argentinas "tienen la suficiente calificación y calidad para cumplir el rol, no hace falta ningún protectorado ni nada".