•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) reprobó hoy que el presidente de Bolivia, Evo Morales, se muestre favorable a la aprobación de una ley o estatuto contra la mentira, una medida que, según esta entidad, tiene como solo objetivo "silenciar y censurar la crítica".

Durante un acto público este miércoles en Sucre, Morales manifestó: "Estoy pensando, tal vez, hay que preparar una ley contra la mentira", para sancionar "al mentiroso, sea autoridad o sean medios de comunicación".

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme, apuntó que "cuando a un mandatario le incomodan las denuncias de corrupción y las opiniones contrarias suele promover la aprobación de esta clase de estatutos con la intención de silenciar y censurar la crítica".

Evo Morales, presidente de Bolivia

La propuesta de Morales, quien lleva más de 12 años en el poder, surgió pocos días después de acusar a la oposición y a algunos medios de comunicación de difundir mentiras para desacreditar a su Gobierno.

Desde 2016, la SIP viene denunciando que el Gobierno de Bolivia califica de "cártel de la mentira" y "terroristas mediáticos" a periodistas, diarios y emisoras de radio independientes que realizan trabajos de investigación periodística.

Lea: Argentina niega la militarización de su frontera con Bolivia
Lea: Evo Morales rechaza envío de militares argentinos a la frontera con Bolivia

Morales ha declarado a la prensa como su "enemigo número uno", agregó la SIP, con sede en Miami.

Gustavo Mohme, presidente de la SIP

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock, citó la Declaración de Chapultepec en la que se establece que "ningún medio de comunicación o periodista debe ser sancionado por difundir la verdad o formular críticas o denuncias contra el poder público", cuyos funcionarios están expuestos a mayor escrutinio.

También: Bolivia reporta plantaciones de coca en reserva ecológica

Varias organizaciones locales de prensa rechazaron la propuesta, entre ellas la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), por considerar que la medida atenta contra la Constitución y los tratados internacionales que garantizan el ejercicio de libertades y de los que Bolivia es signatario.

La SIP es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas. Está compuesta por más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental.