•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Ministerio de Seguridad argentino puso hoy en marcha una medida que bloqueará en cualquier red del país los teléfonos móviles robados, adulterados o falsificados en los que se introduzca otra tarjeta SIM, con el objetivo de reducir el tráfico ilegal de celulares, aseguraron fuentes oficiales.

El robo más habitual en Argentina es de teléfonos y se estima que 5,000 dispositivos se sustraen al día en todo el país, la mitad de ellos en Buenos Aires.

Si bien desde 2016 rige una medida para bloquear las líneas de los teléfonos robados, mediante la denuncia del robo del móvil facilitando el IMEI -número de identidad de cada dispositivo-, a partir de hoy, no solo los celulares robados se incorporarán a esta base de datos, también los móviles cuyo IMEI esté duplicado o falsificado.

Con las medidas impulsadas hasta ahora por el Ministerio de Seguridad argentino, los teléfonos sustraídos se incorporan a una base de datos que está abierta a los ciudadanos, quienes pueden consultar si el aparato que adquiere en la tienda está o no inscrito.

Dicha base de datos se incorpora a lista mundial de la Global System for Mobile communications (GSM), donde 122 operadores de 44 países aportan información sobre celulares robados o extraviados.

De este modo, todos los dispositivos irregulares quedan bloqueados en cualquier red de móvil aunque se pretenda cambiar la tarjeta SIM.

De forma habitual, fuerzas de seguridad argentinas informan de procedimientos de registro de "cuevas" (almacenes clandestinos) en las que operan mafias a las que incautan equipos robados, falsificados o adulterados.