•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, alabó hoy la estabilidad reinante en el continente americano, donde, salvo algunas excepciones, dijo, hasta el exmandatario cubano Raúl Castro sabe que "el modelo de Cuba no funciona ni para Cuba ni para nadie".

"Existen excepciones y lo sabemos: Venezuela, Cuba y Nicaragua. Pero hasta Castro sabe ahora que el modelo de Cuba ya no funciona para Cuba, ni para nadie más", sostuvo el titular de la cartera de Defensa durante una comparecencia ante los medios en el Pentágono.

Mattis recalcó la importancia de su reciente viaje a Latinoamérica, donde visitó Brasil, Argentina, Chile y Colombia, y que tuvo como principal objetivo reforzar sus alianzas en la región.

Tras casi una semana de que el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, fijara los precios de al menos 25 alimentos de la cesta básica, se observa la desaparición casi total de estos productos en los abastos y supermercados de todo el país. EFE/ END

"A pesar de los problemas que evidentemente afrontamos en este hemisferio, tenemos la suerte de ser testigos de la creciente democracia y prosperidad en esta región pese a un mundo inestable", consideró el jefe del Pentágono.

Para mantener este "statu quo", Mattis aseguró que Washington continuará "trabajando" con sus "amigos" en la región, y citó como ejemplo el próximo despliegue en aguas colombianas del USNS Comfort, un buque hospital cuya meta será ayudar a paliar la crisis humanitaria provocada por la llegada de miles de venezolanos.

La situación en Venezuela es de tal gravedad que, según el secretario de Defensa, el propio presidente Nicolás Maduro también "está descubriendo" que el modelo cubano no tiene futuro.

Según datos de la ONU, alrededor de 2,3 millones de venezolanos están viviendo fuera de su país, la gran mayoría en Sudamérica, y más de 1,6 millones han salido desde 2015.

Naciones Unidas, tanto a través de ACNUR como de la OIM, está trabajando con los países de la región para apoyar a los venezolanos que se han visto obligados a dejar sus hogares y para minimizar el impacto en las comunidades de acogida.