•   Chicago, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un jurado de Texas encontró culpable el martes a un oficial de policía, acusado del asesinato de un joven afroamericano de 15 años, una condena inusual para un caso de tiroteo policial de alto perfil.

Roy Oliver disparó cinco balas contra un automóvil repleto de adolescentes el año pasado, matando a Jordan Edwards, cuando respondía a una llamada que daba cuenta de menores de edad bebiendo alcohol en una fiesta en un suburbio de Dallas.

 Lea: Denuncian "ilegal redada masiva” de jóvenes nicaragüenses

Edwards, quien estaba desarmado, y otros cuatro adolescentes abandonaron la fiesta después de escuchar disparos, provenientes de un lugar cercano. Oliver disparó con un rifle al auto, alcanzando al adolescente en la cabeza.

El jurado del juicio también encontró al oficial, que según los informes fue despedido de su trabajo, no culpable de dos cargos de asalto agravado.

 De interés: Suspenden marcha en Estelí por fuerte presencia de policías y civiles armados

El jurado deliberó durante dos días antes de decidir la inusual condena de un oficial de policía.

La policía dijo originalmente que Oliver abrió fuego porque el auto estaba avanzando agresivamente hacia él, pero el departamento cambió su testimonio después de ver las imágenes de su cámara corporal, y dijeron que el auto estaba retirándose cuando Edwards recibió el disparo.

 Además: Francisco Díaz asume jefatura de Policía de Nicaragua, nombrado por Daniel Ortega

El tiroteo figuró en una creciente lista de casos similares en donde afroamericanos fueron asesinados por oficiales de policía.

Los incidentes de alto perfil, a menudo acompañados por videos o testigos oculares, han alimentado la indignación en todo Estados Unidos, impulsando al movimiento Black Lives Matter.