elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 18 personas, entre ellas 14 civiles, murieron hoy en Afganistán en tres atentados, el último de ellos protagonizado por dos kamikazes que mataron a siete personas y que fue reivindicado por los talibanes. En el distrito de Gereshk, en la provincia sureña de Helmand, siete personas murieron -tres civiles, dos policías y dos soldados afganos- y 20 resultaron heridas cerca de una comisaría atacada por dos kamikazes a pie, anunció el ministerio de Interior. "Nosotros, los talibanes, perpetramos estos ataques", expresó por teléfono el portavoz de los talibanes, Yusuf Ahmadi.

El comandante de policía del distrito de Gereshk, Abdul Raziq, había comunicado inicialmente un balance de nueve muertos y explicó que el primer suicida hizo estallar su bomba cerca de unos vehículos de la policía estacionados frente a la comisaría. "El segundo kamikaze hizo estallar su bomba cuando la policía y el ejército respondieron al primer atentado", añadió. Antes, ocho civiles murieron por la explosión de una bomba artesanal en la provincia de Nangarhar, al este del país, cerca de la frontera paquistaní, al paso del vehículo de una empresa de la construcción, según el ministerio de Interior. Finalmente, en el sur, en la provincia de Zabul, tres empleados de otra empresa de la construcción murieron al estallar una bomba al paso de su vehículo, también según el ministerio de Interior.