•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las mujeres y los ricos republicanos de los suburbios residenciales de Estados Unidos jugarán papeles decisivos para contrarrestar a quienes se muestran leales al presidente Donald Trump en las elecciones legislativas de noviembre, según la encuestadora Ipsos.

Las mujeres, que podrían sentirse desilusionadas por los escándalos de Trump, "serán muy importantes" para determinar los resultados electorales de 2018, dijo en una entrevista con la AFP Cliff Young, presidente de Ipsos Public Affairs. "Existe un gran diferencial en términos de apoyo por parte de las mujeres entre Trump y los demócratas".

Los votantes de la clase media y la clase media alta que viven en los suburbios residenciales de Estados Unidos también necesitarán un escrutinio minucioso.

"Estos tienden a ser baluartes republicanos", dado que los votantes se favorecen con impuestos más bajos y políticas favorables a los negocios, pero se han vuelto "muy desalentados por la conducta del presidente" y podrían no participar en las elecciones de noviembre, dijo Young.
Pero ignorar a los partidarios de Trump sería un error. El presidente goza de una alta tasa de popularidad, alrededor del 80 por ciento, entre los republicanos. 

 "Año azul fuerte" 

Lo que está en juego en noviembre son los 435 escaños de la Cámara de Representantes y alrededor de un tercio (35 escaños) del Senado de 100 miembros, ambos controlados actualmente por los republicanos. También las gobernaciones en 36 estados, así como numerosos asientos estatales y locales.

La mayoría de los indicios apuntan a que los demócratas retomarán la Cámara, aunque será un ascenso cuesta arriba que logren lo mismo en el Senado, donde el mapa electoral es más duro. "Los tres métodos sugieren que será un año azul fuerte", dijo Young, en referencia al color usualmente asociado a los demócratas. "La pregunta es qué tan grande será la ola". Otra pregunta es qué hacer con la predicción del presidente de una "ola roja", o sea republicana. "Eso es fantástico", dijo Young, enfatizando que el partido en el poder en la Casa Blanca normalmente pierde escaños en el Congreso a mitad de período.