•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

China aseguró hoy que no descarta la posibilidad de que surjan nuevos brotes de peste porcina africana en el país, entre preocupaciones de que la enfermedad se propague a otros países asiáticos.

"No podemos descartar la posibilidad de nuevos brotes de peste porcina africana", afirmó el Ministerio de Agricultura de China en un comunicado, en el que señaló que ya se han tomado las medidas necesarias para prevenir su propagación en el país, donde se han registrado cuatro casos desde principios de agosto.

 Estados Unidos en alerta por récord de infecciones de transmisión sexual

Aseguró desconocer la magnitud actual de la propagación de la enfermedad, aunque las autoridades ya analizan la situación y se han preparado ante la posibilidad de un nuevo brote. "El riesgo a que vuelva a aparecer sigue siendo muy alto", aseguró el ministerio chino. Las autoridades chinas han sacrificado a más de 24.000 cerdos en cuatro provincias ante el peligro que supone la expansión de esta peste para la industria porcina china, que representa más de la mitad del sector a nivel mundial.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) alertó hoy de que el brote de peste porcina africana detectado en varias zonas de China a más de mil kilómetros de distancia amenaza con propagarse fuera de las fronteras de ese país "en cualquier momento".

​​ Crisis lleva a Venezuela a “exportar enfermedades”

Las autoridades chinas han sacrificado a más de 24.000 cerdos en cuatro provincias ante el peligro que supone la expansión de esta peste para la industria porcina china, que representa más de la mitad del sector a nivel mundial.

El virus de la peste porcina africana, una enfermedad devastadora para los animales que no es una amenaza directa a la salud humana, puede sobrevivir mucho tiempo en climas muy fríos o calurosos, y estar presente en productos de carne secos o curados.

 ​​Nicaragua exigirá certificado de vacuna contra fiebre amarilla a quienes viajen a países en riesgo

La cepa detectada en China es similar a la que infectó a cerdos en Rusia en 2017, aunque siguen las investigaciones para confirmar su origen, según la FAO, que pidió colaboración regional y medidas de vigilancia y preparación "más enérgicas".