•  |
  •  |
  • END

Amman/ Jordania / AFP
El Papa Benedicto XVI brindó este domingo su apoyo a la minoría cristiana de Tierra Santa, con ocasión de una gran misa en un estadio de Ammán, en el último día de su viaje a Jordania, donde también visitó el lugar donde se cree que Jesús fue bautizado.

El Papa llamó el domingo a los cristianos a perseverar en la fe, y destacó su coraje para vivir en una región donde los conflictos empujaron a muchos de ellos a huir, después celebró una misa campal en Ammán, y luego fue al sitio donde, según las escrituras, Juan el Bautista bautizaba a los primeros cristianos.

Miles de personas --30,000, según el Vaticano, y 50,000 según las autoridades jordanas-- se congregaron en el estadio internacional de Ammán y recibieron al Papa cuando apareció en su papamóvil.

“Benvenuto, Benedetto, in Jordania”, (Bienvenido, Benedicto, a Jordania) vitoreaba la multitud al paso del Sumo Pontífice cuando se dirigía al estrado amarillo y blanco --colores del Vaticano-- en forma de iglesia, sostenido por siete cúpulas, símbolo de los siete sacramentos. “Al Salam Alaykum”, la Paz esté con ustedes, dijo el Papa en árabe.

Benedicto XVI dedicó una parte importante de su homilía de este domingo a los cristianos de la región, muy minoritarios, de los que muchos huyeron por los conflictos políticos y religiosos. “La fidelidad a vuestras raíces cristianas, la fidelidad a la misión de la Iglesia en Tierra Santa, les exige un coraje singular”, dijo el Papa delante de los fieles, algunos de ellos venidos de Irak o de Siria.

Apoyo a católicos

El Papa aseguró que esperaba desde hace mucho tiempo este viaje, y “alentar” a los católicos “a preservar la fe” en momentos en que se ven “profundamente” afectados “por las dificultades e incertidumbres que afectan a los pueblos de Cercano y Medio Oriente”. Benedicto XVI también rindió homenaje a las mujeres de estas regiones.

“¿Quién puede decir lo que la Iglesia aquí presente debe al paciente, amante y fiel testimonio de innumerables madres cristianas, religiosas, maestras, médicas o enfermeras?”, preguntó, y lamentó que “el papel de las mujeres no haya sido comprendido” incluso en momentos en que la Iglesia y la sociedad empiezan a entender “la necesidad urgente” de “las mujeres como artesanas de la paz”.

Benedicto XVI en su visita al lugar donde fueron bautizados Jesús y los primeros cristianos, en Jordania, pidió a los fieles de Medio Oriente que favorezcan el diálogo sin renunciar a sus derechos.

El Papa, junto con el rey Abdala II y la reina Rania, subió a bordo de un vehículo para visitar los lugares de Wadi Jarrar, donde el primo de Jesús, Juan el Bautista, bautizó a los primeros cristianos. Miles de fieles se reunieron en Wadi Jarrar, que significa “El Valle Melodioso”, situado en los restos de la Betania bíblica, a unos 60 km de Ammán.

En esta región, “marcada por sufrimientos, por años de violencia y tensiones no resueltas, los cristianos están llamados a ofrecer su contribución, inspirada por el ejemplo de Jesús, a la reconciliación y a la paz a través del perdón y de la generosidad”, añadió Benedicto XVI. Luego bendijo las primeras piedras de dos iglesias, una del rito latino y otra del rito greco-melkita.

Benedicto XVI saldrá de Ammán hoy lunes por la mañana rumbo a Israel. También visitará Belén y Cisjordania.