•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El alto comisionado para los Refugiados de la ONU, Filippo Grandi, expresó hoy su preocupación por la suerte que pueden correr los civiles en la provincia de Idleb (noroeste de Siria), ante una inminente ofensiva del Ejército sirio y de fuerzas rusas contra el último bastión opositor del país.

"Se estima que la próxima fase de la guerra en Siria será sangrienta, pero esperamos que se salvaguarde la vida de los civiles", dijo Grandi durante una rueda de prensa en la sede de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Beirut.

Unos 150 refugiados sirios regresan a su país desde el Líbano

Antes de acudir al Líbano, el alto comisionado visitó Jordania y Siria y, en este último país, las autoridades de Damasco le aseguraron que adoptarán un plan que "proteja, en la medida de lo posible, la vida de los civiles".

El primer ministro libanés, Saad Hariri, se reúne con el alto comisionado para los Refugiados de la ONU, Filippo Grandi. END/EFE.

"La situación es muy complicada y difícil y todo el mundo está preocupado, entre ellos el Líbano y los refugiados que siguen de cerca lo que sucede" en su país de origen, agregó Grandi, en referencia al cerca de un millón de sirios registrados por ACNUR en el Líbano.

Defendió la propuesta del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, de establecer un corredor humanitario para permitir la salida de los civiles de Idleb.

ONU dice casi todos desplazados por ofensiva en Deraa han vuelto a su hogar

Según Grandi, ese corredor tiene como objetivo "reducir la tensión y proteger a los civiles" ante una ofensiva contra los grupos rebeldes e islamistas que controlan la mayor parte de la provincia.

"No sabemos lo que va a suceder" en esa región, donde se encuentran 2,9 millones de personas, según datos de la ONU, reconoció el alto comisionado.

Por otra parte, Grandi informó de que durante sus encuentros con las autoridades libanesas abordó el conflicto en Siria y rechazó una vez más el regreso a su país sin garantías de los refugiados sirios en el Líbano.

Vladimir Putin pide a Europa apoyar la reconstrucción en Siria

"Nuestro enfoque es humanitario, no tiene objetivos políticos, y los refugiados deben regresar de modo voluntario con seguridad y dignidad. No se les puede forzar", subrayó el alto comisionado, en referencia a una iniciativa del Gobierno libanés que, en colaboración con el sirio, ha devuelto a miles de personas en los últimos meses desde las áreas libanesas fronterizas.

El alto comisionado para los Refugiados de la ONU, Filippo Grandi, estrecha la mano del presidente libanés, Michel Aoun. END/EFE.

Grandi calificó de "positivo" el llamamiento de las autoridades sirias a sus ciudadanos para que regresen, pero señaló que son necesarias algunas condiciones para que puedan hacerlo, como los documentos que prueban la propiedad de sus tierras y casas.

Al menos 120.000 desplazados por los combates en el sur de Siria, según ONG

Dijo que abordó los asuntos por los que los refugiados "temen" volver en sus reuniones en Damasco y transmitió el resultado de esas conversaciones en los encuentros con el presidente libanés, Michel Aoun; el primer ministro designado, Saad Hariri, y el jefe de la Seguridad Nacional, general Abas Ibrahim.

Grandi indicó que ha visitado algunas zonas de conflicto a las que han regresado los desplazados después del fin de los combates y "la gente vive allí en condiciones inaceptables. Es impresionante y chocante".