•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las escuelas para refugiados palestinos en el Líbano abrieron hoy sus puertas, con la incertidumbre y el temor extendidos entre alumnos y profesores sobre si podrán terminar el año escolar, después de que EEUU haya dejado de financiar a la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

El organismo dispone de fondos para mantener durante cuatro meses las escuelas abiertas en el Líbano, donde estudian unos 38.000 niños palestinos refugiados, dijo a Efe el director de la UNRWA en el país, Claudio Cordone.

"Corremos el peligro de tener que interrumpir los servicios y ayudas que damos si no recibimos dinero", subrayó.

Claudio Cordone,  director de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) en Líbano

Cordone aseguró que desde la UNRWA están "determinados" a llevar a cabo el mandato de la comunidad internacional, que es el de asistir a los refugiados palestinos.

Asimismo, recordó que este colectivo no tiene acceso a los servicios básicos que brinda el Estado libanés y es la agencia de la ONU la única que les ofrece educación, asistencia sanitaria y humanitaria.

Lea además: Netanyahu apoya la decisión de EEUU de dejar de financiar la UNRWA

Wakifa Ahmad, una profesora del colegio Haifa, en el sur de Beirut, expresó a Efe su "pesar" por el destino de los alumnos si finalmente se ven obligados a cerrar los colegios, e instó a los "países amigos" a que impidan que eso suceda.

El Gobierno del Líbano condenó ayer la decisión de EE.UU de cortar su financiación a la UNRWA, de la que era el mayor donante, e instó a los países a seguir el ejemplo de Alemania, que anunció que incrementará su ayuda a la Agencia.

Ahmad detalló que en ese centro escolar del barrio beirutí de Bir Hassan hay entre 700 y 750 estudiantes, agrupados en clases de entre 40 y 58 alumnos.

"Si no nos ayudan, ¿qué será de ellos? Quieren que se queden en la calle sin futuro", lamentó la profesora.

El Gobierno del Líbano condenó ayer la decisión de EE.UU de cortar su financiación a la UNRWA, de la que era el mayor donante, e instó a los países a seguir el ejemplo de Alemania, que anunció que incrementará su ayuda a la Agencia.

Los alumnos acudieron hoy a la inauguración del curso escolar en el colegio Haifa, decorado con globos para la ocasión.

Entre ellos estaba la pequeña Ravan Ismail, una niña de 10 años que nació con una malformación en la columna, y que resaltó su deseo de continuar estudiando hasta obtener su título de veterinaria.

También: UNRWA buscará otros "socios y caminos" para cubrir 217 millones de dólares

En la ceremonia, los estudiantes palestinos pidieron vivir "normalmente" y con dignidad, una palabra repetida varias veces durante el acto de apertura, al término del cual un joven interpretó una canción en la que pidió, de nuevo, que se respete su dignidad.

Si bien los alumnos más pequeños regresaron a la escuela con ilusión, entre los mayores se podía percibir la inquietud respecto a un futuro incierto.

Mira, de 15 años, admitió a Efe: "Vivo con el temor de que cierren la escuela y no poder continuar mis estudios, ya que mis padres no tienen dinero para enviarme a un colegio privado".

Las autoridades libanesas han adelantado que no podrán ayudar a los palestinos si la UNRWA no consigue cubrir todas sus necesidades a partir de finales de año.

El Gobierno del Líbano condenó ayer la decisión de EE.UU de cortar su financiación a la UNRWA, de la que era el mayor donante, e instó a los países a seguir el ejemplo de Alemania, que anunció que incrementará su ayuda a la Agencia.

Asimismo, el Gobierno libanés calcula que el país hospeda a más refugiados palestinos que los 450.000 registrados por la UNRWA oficialmente.

La agencia se financia principalmente a través de contribuciones voluntarias de los Estados miembros de Naciones Unidas, siendo EE.UU. el mayor donante hasta el momento.

De interés: La ONU lamenta decisión de EE.UU. de cortar ayuda a la UNRWA

Fue la semana pasada cuando Washington anunció su decisión de retirar todos los fondos que concedía a la UNRWA, después de haber cortado en enero pasado buena parte de sus aportaciones financieras, por lo que en 2018 solo entregó 60 millones de dólares en lugar de los más de 360 millones previstos.

El comisario general de la UNRWA, Pierre Krähenbühl, dijo este domingo que el organismo buscará otros socios para cubrir un déficit de 217 millones de dólares en el presupuesto de este año.

A pesar del déficit, Krähenbühl se comprometió a mantener abiertas las escuelas, aunque admitió que desde que Washington comenzó a recortar sus ayudas, se ha visto obligado a despedir a 116 trabajadores en Gaza.